Ciudad Peatón

En el imaginario colectivo de la Ciudad de México, normalmente no se considera una ciudad caminable, hecha para peatones o ciclistas. La experiencia de ser peatón en la ciudad es tan diversa como el perfil de los mismos habitantes: caminar implica distintas formas de trasladarse ya que puedes usar bastón, llevar carreola, ir en silla de ruedas, etcétera. La reciente Encuesta Origen Destino 2017 reveló que al menos 67 por ciento de la población camina cotidianamente, 2 por ciento se traslada en bicicleta y 70 por ciento lo hace en transporte público. Por otro lado, 30 por ciento se mueve en auto particular con una ocupación promedio de 1.5 personas, lo cual ha significado para la ciudad destinar más espacio e inversión en obras viales impidiendo desincentivar el uso del vehículo que en 2016 provocó 659 incidentes mortales donde 50 por ciento de los casos fueron peatones. Ciudad Peatón, considera colocar al centro del quehacer urbano la vida de los peatones, lo que implica un cambio de visión y políticas públicas que permitan reducir las barreras y la vulnerabilidad del peatón en las calles.

¿Puede un pequeño equipo especializado en movilidad promover mejores políticas públicas alrededor del peatón, especialmente en temas de seguridad vial y transporte para mejorar la caminabilidad de la ciudad?

Ciudad Peatón es el área del Laboratorio para la Ciudad cuenta con tres ejes de trabajo: 1) la movilidad urbana sustentable y 2) la seguridad vial y 3) el espacio público, centrando por primera vez la labor en el peatón. Su objetivo es que los peatones en la Ciudad de México puedan moverse con facilidad y seguridad, disfrutar de espacios públicos y crear comunidad a través de la transformación de las calles, el transporte público, las plazas y parques. Busca colaboraciones entre el  gobierno y la sociedad civil para generar mejor política pública, involucrar a los activistas, impulsar aún más la creatividad en la ciudad, y realizar experimentos, prototipos y alianzas que permitan una mejor ciudad para el peatón.

La movilidad debe ser un derecho y la ciudad un lugar accesible y disfrutada por todos, incluidos los niños y niñas, personas con alguna discapacidad, los adultos mayores y las poblaciones vulnerables. Ciudad Peatón ve la calle como el espacio idóneo para aprender y compartir experiencias: hacer comunidad entre los ciudadanos, a la par de fortalecer el tejido social de la ciudad.

La vida en los espacios públicos es fundamental en una democracia. Su éxito como lugar de encuentro depende de la capacidad del espacio público de convertirse en un fin recreativo y de desarrollo comunitario. La visión de Ciudad Peatón es construir una Ciudad de México como área de aprendizaje en donde los habitantes compartamos las calles; y las calles como lugar de encuentro, intercambio de conocimiento, servicios, bienes y experiencias. De cierto modo, es una vuelta al momento en que los centros urbanos surgieron para facilitar la interacción de sus habitantes.

De igual forma, ha llevado a cabo experimentos y proyectos piloto para la mejora del transporte nocturno de la CDMX, a la par de sentar las bases para un sistema de transporte integrado. Tal es el caso del Nochebús Insurgentes, el primer referente en la historia de la Ciudad de México al operar con horarios fijos por parada después de las 12 y hasta las 5 de la mañana, ofreciendo mayor certeza al usuario de transporte público y mejores condiciones en el corredor para ascender o descender de la unidad. Así, en el espíritu de la mayoría de los proyectos de ciudad Peatón se realizaron talleres entre dependencias de gobierno, reuniones con operadores de transporte, el levantamiento de encuestas a usuarios, estudios técnicos de la demanda de transporte y un manual de replicabilidad, además proponer una identidad para el servicio.   

Teoría de cambio

Si se forma un grupo de trabajo interinstitucional y se invita a expertos y activistas a colaborar en conjunto, para implementar estrategias activas que prioricen la vida de los peatones, y a la par se llevan a cabo pruebas piloto que mejoren la movilidad sustentable y la recuperación del espacio público, será posible poner los fundamentos necesarios para a mediano y largo plazo:

  • Recuperar la escala humana de la ciudad y poder canalizar las demandas de la comunidad a políticas públicas de movilidad y desarrollo urbano sustentable.
  • Desarrollar investigación y herramientas relevantes a nivel local e internacional en torno a temas peatonales.
  • Repensar el paradigma modernista de las ciudades expandidas que tienen un excesivo uso del automóvil.
  • Mejorar las condiciones de las rutas de transporte masivo y alimentador de la ciudad rumbo a un Sistema Integrado de Transporte.
  • Mejorar los sistemas de información, al aplicar por primera vez corredores con horarios fijos por parada e información al usuario, eficientar los recorridos con uso de tecnología, y/o otorgar información en tiempo real, base de la movilidad eficiente y sustentable.
  • Reducir el tiempo de traslado de los usuarios a sus hogares, escuelas y centros de trabajo
  • Incentivar una ideología centrada en las personas para que más ciudadanos dejen su automóvil y opten por el transporte público y los vehículos no motorizados, lo cual reducirá el tráfico y la contaminación.
  • Explorar otros formatos de comunicación sobre cultura vial.