CódigoCDMX: datos abiertos para enfrentar retos de la ciudad

Valentina Delgado

La Ciudad de México desaprovecha el talento que hay entre sus habitantes para hacer frente a problemas mediante soluciones innovadoras y el uso de datos. Esta afirmación se deriva del conocimiento que en la megalópolis existen programadores, desarrolladores y científicos de datos con la capacidad de crear soluciones innovadoras a problemas urbanos que pueden trabajar en beneficio de la ciudad. Ahora es posible reunirlos.

A través de cuatro encuentros de gobierno abierto, diálogos con academia, sociedad civil y dependencias gubernamentales, el Laboratorio para la Ciudad ha detectado un interés por parte de este nicho de participar en el desarrollo de soluciones a problemas públicos mediante tecnología y apertura de datos abiertos. Con el fin de fortalecer y mejorar los canales de comunicación y colaboración entre desarrolladores tecnológicos y la administración pública, así como canalizar el talento de programadores hacia desafíos públicos, lanzamos Código para la Ciudad de México (#CódigoCDMX).

postal1
La primera convocatoria del programa, efectuada en 2014, representó una de las primeras experiencias del Laboratorio para la Ciudad para llevar los datos a la acción, uniendo así a ciudadanía con hackers cívicos para trabajar directamente con veinte dependencias gubernamentales y generar soluciones tecnológicas.
Código CDMX se realizó en colaboración con Code for America.

Durante nueve meses, seis programadores ciudadanos desarrollaron una solución para la dependencia con la que trabajaron a través de la aplicación de tecnología y datos abiertos. Las dependencias participantes fueron las secretarías locales del Medio Ambiente, Movilidad, Turismo, Economía, quienes comunicaron sus desafíos y necesidades, dando información y recursos necesarios para que los programadores cívicos propusieran una solución que no solamente fuera costo-efectiva, sino que también fuera lo más accesible posible para su uso y aplicación.

we3a3173
De esta edición surgieron aplicaciones como Verifícalo, Traxi y Eventario. Al ser la verificación vehícular uno de los trámites menos populares en la ciudad, Verifícalo proporcionaba recordatorios e información de los centros más cercanos para facilitar el proceso. Traxi, por otro lado, al considerar la inseguridad de abordar vehículos no registrados, proporcionaba un sistema para validar las placas de los taxis antes entrar a ellos. Finalmente, para dar mayor visibilidad a las vastas expresiones culturales de la ciudad, Eventario daba información al usuario de acuerdo a su ubicación y preferencias.

A través del desarrollo de estas aplicaciones, la primera generación de programadores encontraron deficiencias puntuales y las solucionaron con procesos más eficientes y amigables para la ciudadanía. Si bien estos fueron esfuerzos para promover la aplicación de tecnología y colaboración entre ciudadanía y gobierno, muchas de estas apps no están en uso, ya que más allá de crearlas se necesita una apropiación de las dependencias para alimentarlas constantemente con información y recursos para mantenerlas actualizadas.

img_3527

La importancia de crear estas iniciativas radica en el aprendizaje de trabajar conjuntamente y profundizar más en el entendimiento de distintas maneras de acercamiento a un desafío entre los programadores cívicos y servidores públicos, con el fin de tener una colaboración más eficiente y fluida.

Con esto en mente, la segunda edición de Código CDMX responde a necesidades puntuales, resultado del trabajo intersectorial y multidisciplinario entre dependencias, organizaciones de la sociedad civil y academia, en el marco del Seminario Ciencia de Datos para la Ciudad. Hemos convocado a 76 personas de 24 organizaciones diferentes, que posteriormente formaron ocho mesas colaborativas para definir prototipos de solución a problemas públicos.

we3a3764
El seminario es un proceso para demostrar el valor de la colaboración intersectorial desarrollando soluciones para superar un desafío público, mediante datos abiertos y participación ciudadana. Los datos abiertos tienen el potencial de transformar la manera en la que los gobiernos se relacionan con sus ciudadanos.

Libre acceso y libre uso es más que hacer disponible los datos: significa crear las oportunidades de enfrentar los desafíos urbanos. Código para la Ciudad y Seminario Ciencia de Datos buscan promover innovación en torno a cómo enfrentamos los problemas de la ciudad estableciendo alianzas de datos abiertos con organizaciones, empresas, instituciones, y personas dentro y fuera del gobierno dispuestas a compartir y colaborar en iniciativas de apertura y aprovechamiento de datos.

img_3607
Siguiendo la visión de Tomás Moro, una utopía no es algo imposible, es a donde tenemos que dirigir nuestros esfuerzos y a dónde queremos ir. Siguiendo esta analogía, nuestra utopía consiste en posibilitar colaboraciones entre distintos agentes urbanos que convierten los datos abiertos de conocimiento en acción. Pasar de estadísticas crudas a la participación. De campos de información a compromiso. Para esto, datos accesibles, estructurados, oportunos y vinculados entre sí, serían una realidad. Hacia allá es a donde vamos, allá van dirigidas las acciones del Laboratorio para la Ciudad.