Ciudad Hospitalaria

Una Ciudad Hospitalaria reconoce y busca la riqueza intercultural de su territorio. Desde su principio de hospitalidad, fortalece la declaratoria de Ciudad Santuario (aquella que protege el derecho de las personas a buscar mejores condiciones de vida en otros territorios), haciendo posible el recibimiento de la comunidad migrante de una manera íntegra y humana. No sólo es permitir el tránsito o estadía temporal de las personas, también significa procurar su seguridad, garantizar el respeto a sus derechos humanos, e inclusive, invitarlas a formar parte de nuestra ciudad.

La hospitalidad consiste en el recibimiento acogedor que se le da a un invitado. Para la Ciudad de México, es el trato digno, respetuoso y oportuno de las personas que arriban a su territorio[1][1] Algo, sin importar su calidad ciudadana o migrante. Al igual que las instituciones de salud, consiste en paliar las formas de vulnerabilidad del ser humano, de suplir el propio hogar cuando la vulnerabilidad impide estar en él[2][2] Algo.

Ser hospitalario es imprescindible ante el panorama global actual. La migración, es un tema político crítico cuyo desafío implica la integración, el desplazamiento, la seguridad de las personas y la gestión de fronteras. En el 2015, el 3.3 por ciento de la población global, es decir 244 millones de personas, eran consideradas migrantes. Este porcentaje supone un incremento de 100 millones de personas en tan solo cinco años de acuerdo a cifras del año 2010[3][3] Algo. Asimismo, las migraciones no sólo han aumentado, también se han encrudecido en un contexto bélico de pobreza, discriminación, racismo y xenofobia.

Para la CDMX, como Ciudad Global y capital de uno de los países con mayor actividad migrante del mundo, es relevante declararse Ciudad Hospitalaria y Santuario en tanto, sin ser ciudad fronteriza, ha comenzado a recibir población migrante deportada de EEUU, concentra junto a Tapachula y Tenosique las solicitudes de refugio internacional desde el ACNUR y se posiciona cada vez más como una ruta de tránsito segura para los migrantes centroamericanos que evitan la violencia de la costa del golfo.

Entendiendo esto, el gobierno de la ciudad reafirma el posicionamiento político haciendo explícita la vocación histórica de la ciudad de ser un territorio pacifista, solidario, hospitalario y de asilo en el artículo 20 “Ciudad Global” de su Constitución Política local. El artículo, producto de las exploraciones llevadas a cabo en el ejercicio “Diálogos para una CDMX Global”, es el primero en su tipo en América Latina y exhorta a las autoridades locales el promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de las personas migrantes sea cual sea su condición.

Ciudad Hospitalaria es parte de una de las áreas identificadas por el Laboratorio como prioritarias para la internacionalización de la ciudad: Ciudad de Derechos: Inclusión Social e igualdad de Oportunidades que reconoce a nuestra ciudad como albergue histórico de naciones en exilio, refugio de intelectuales perseguidos y espacio de oportunidad para grupos indígenas y migrantes. De igual manera, ha sido el tema central de una de las sobremesas del proyecto Diálogos y Capacidades para una CDMX Global, espacios de encuentro para potenciar la acción y cooperación internacional.