Espacio Público

Lugar donde las personas realizan actividades compartidas individuales o en grupo de mercadeo, tránsito, recreación, juego o cultura. Cualquier persona tiene derecho a entrar y permanecer “sin ser excluido por condición personal, social o económica.” [1][1] UNHabitat (XXXX). Global Public Space Toolkit: From Global Principles to Local Policies and Practice, https://drive.google.com/file/d/1swOolkoID5J0TzREI2JUu4Nc9u3oWz2q/view Son áreas físicas delimitadas por construcciones o elementos naturales, tales como calles, plazas, avenidas, viaductos, paseos, jardines, bosques, parques públicos y otros [2][2] SEDATU (2017). Manual de Calles, Diseño Vial para Ciudades Mexicanas, BID. http://mexico.itdp.org/wp-content/uploads/MDC-enlinea.pdf. En general, son los elementos estructurales destinados para el uso y disfrute colectivo.

El espacio público ha sido el lugar de encuentro por excelencia: lugares para expresar pensamientos políticos, solucionar tensiones sociales, intercambiar bienes, encontrarse con amigos, disfrutar del buen clima, etc. Es en el espacio público donde el civismo de una sociedad se ve reflejado. Paralelo al crecimiento poblacional urbano, la importancia del diseño, planeación y apropiación de estos cobra un nuevo significado. A través de los años los espacios públicos han sido testigos de cambios de paradigmas sociales, caídas de regímenes y florecimiento de nuevos usos; han ayudado a definir las funciones culturales, sociales, económicas y políticas de las ciudades que los acogen. La organización de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (UCLG) afirma que:

  • Son un servicio público y deben ser accesibles y gratuitos para todos los ciudadanos.
  • Pueden ser un trampolín para iniciativas innovadoras y creativas por comunidades y gobiernos.
  • El debate sobre el espacio público debe realizarse desde un enfoque participativo y estar incluido en agendas globales.

En 2008 se crea la Autoridad del Espacio Público (AEP), “órgano de apoyo de las actividades de la jefatura de gobierno para la gestión integral de los espacios públicos de la Ciudad de México” [3][3] Gaceta http://data.consejeria.cdmx.gob.mx/portal_old/uploads/gacetas/Septiembre08_26_429.pdf, con el objetivo de coadyuvar en el ejercicio de las funciones de las distintas áreas del gobierno de la CDMX.A partir de la creación de este nuevo órgano desconcentrado, todos los proyectos en torno a espacio público tienen que pasar por un ojo crítico e incluir las observaciones y recomendaciones en los programas delegacionales parciales y en las modificaciones subsecuentes.

Si bien el ejercicio del espacio público en la CDMX ha dado un giro positivo, aún existe una multiplicidad de instituciones que generan espacio público [4][4] Jugar la Ciudad: https://issuu.com/labcdmx/docs/jugarlaciudad, lo cual genera confusión en torno a las obligaciones y responsabilidades que le corresponden a cada uno, especialmente respecto a planeación, lineamientos de calidad, durabilidad, planes de mantenimiento y recursos. La ubicación de los predios en vías principales, secundarias o terciarias juega un papel estratégico en la operación de los espacios, otorgando responsabilidad a diferentes niveles de gobierno: federal, central y delegacional. Además, existen tres categorías identificadas de espacios públicos que se utilizan en diversas áreas, no existe una homologación.

Desde el Laboratorio para la Ciudad entendemos a los espacios públicos como elementos urbanos esenciales para el bienestar individual y colectivo, donde la vida comunitaria, las expresiones de diversidad y la riqueza cultural suceden y se unen para generar identidades particulares de las distintas partes de la CDMX.