Internacionalización para la Ciudad

Las relaciones internacionales son hoy, para toda ciudad, municipio o territorio, un espacio vital de aprendizaje y oportunidad[1][1] La irreversible internacionalización de los gobiernos locales. Proyecto AL-Las, consulta: http://acimedellin.org/wp-content/uploads/publicaciones/publicacion-proyecto-allas.pdf. En los años recientes, la internacionalización se ha vuelto un eje estratégico para la gobernanza de las ciudades contemporáneas. Sin embargo, la también llamada paradiplomacia es el retorno histórico de las ciudades como las primeras unidades de gobierno que aprovecharon el intercambio de recursos y conocimientos para su florecimiento.

Internacionalizarse implica, más allá de la apertura comercial y turística, tejer redes de colaboración, diplomacia y cooperación para el desarrollo con otras ciudades, organismos e instituciones extranjeras, así como posicionarse frente a objetivos mundiales y responder ante emergencias o catástrofes. La acción internacional de los gobiernos locales no es un fin en sí mismo, sino una herramienta para potenciar el desarrollo urbano en todas las dimensiones.

El objetivo principal de la internacionalización para la ciudad, y por ende, de las acciones internacionales en las que participen las ciudades, es la mejora en la calidad de vida de las personas que habitan su territorio, construyendo espacios más incluyentes, sustentables y atractivos.

Paradójicamente, los retos y objetivos de desarrollo plasmados en las distintas agendas globales surgidas de acuerdos entre naciones han reposicionado en la mesa internacional a los gobiernos de proximidad, siendo estos los que por una parte, implementan las políticas públicas que transforman el territorio y los que, como su nombre lo dice, se encuentran más próximos a las personas.

La internacionalización debe ir más allá de la actual lógica de posicionamientos económicos y de inversión, rankings de atracción y visión de marketing para replantear escenarios sociales, ser activistas y alzar la voz ante el mundo y sus fenómenos globales como la movilidad humana, los conflictos bélicos o el desarrollo sostenible. Por si solas, las ciudades aunque importantes centros económicos no cuentan con el poder político ni los marcos legislativos necesarios para incidir en el mundo por sobre sus gobiernos nacionales, es necesario transitar hacia una colaboración en redes más horizontal que amalgame y fortalezca los intereses locales compartidos.

En la CDMX, han pasado más de 40 años desde que se estableció el primer hermanamiento con la ciudad de Los Ángeles, y desde entonces la internacionalización de la ciudad se ha transformado. La ciudad por sí misma ya es parte de un ecosistema global y siempre se ha caracterizado por ser incluyente y diversa, además de contar con ofertas gastronómicas, culturales y turísticas únicas. Asimismo, y potencializando el cosmopolitismo natural de nuestra ciudad, la acción internacional es vista por primera vez como un eje transversal en el programa de gobierno de la ciudad 2013-2018, reconociendo que cada una de las acciones de la ciudad es susceptible a enriquecerse a través de las experiencias con otras ciudades[2][2] Programa especial de acción internacional 2013-2018, Gobierno CDMX, consulta en: http://www.internacionales.cdmx.gob.mx/images/Internacional/programa_accion_especial_cdmx.pdf. La CDMX puede ser exportadora de talento y buenas prácticas en materia urbana, pero al mismo tiempo está ávida de conocer otras experiencias para responder a sus problemas[3][3] La ciudad de México en el mundo. Hacia una política de acción internacional, consulta en: https://drive.google.com/file/d/0B2hD41eMv3LxOW9OTVo1UDZFMzA/view.

El Laboratorio para la Ciudad, desde sus inicios y de manera transversal, ha encontrado en la internacionalización una oportunidad para formar parte y aprender de las conversaciones globales. Como primer Laboratorio de Innovación en América Latina se ha vuelto un referente en la construcción de nuevas maneras de hacer gobierno. Asimismo ha reflexionado en torno a la internacionalización de nuestra ciudad por medio de los proyectos Diálogos para una CDMX Global y Diálogos y Capacidades para una CDMX Global en colaboración con la Coordinación de Asuntos Internacionales y financiados por la Unión Europea, estos, originaron el primer artículo en una Constitución Local que incita a su ciudad a relacionarse con el mundo, el Artículo 20 “Ciudad Global”.