Balazs Gardi en el Sistema de Transporte Colectivo, Metro

Estatus En proceso
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Cómo visibilizar la vida subterránea de la ciudad y el mundo complejo del metro, más allá de mostrarlo como una de las principales formas y espacios de traslado?

Historia

El Sistema de Transporte Colectivo, mejor conocido como el metro, ha sido una de las formas de movilidad principales en la Ciudad de México, y uno de sus íconos más representativos desde su inauguración en 1969. Con 12 líneas y 195 estaciones, este servicio cuenta con un parque vehícular de 390 trenes que recorren un total de 226 mil 488 kilómetros para transportar a alrededor de mil 600 millones usuarios al año (STC, 2017).

El metro de la CDMX es el lugar en donde 5.5 millones de personas conviven diariamente, sobrepasando su capacidad por un millón de usuarios (Excélsior, 2017). Compuesto por una gran lista de sistemas y subsistemas interconectados, este espacio y transporte es el punto de encuentro en el que día con día converge la diversidad de personas que caracteriza a nuestra ciudad; donde adultos y niños, mexicanos y extranjeros, aventureros y trabajadores buscan llegar a algún lugar. Pero el Metro, en muchas ocasiones no sólo es punto de partida sino también destino y lugar de encuentro; no sólo lugar de tránsito sino también otro tipo de espacio público.

Rodeados de miles de diferentes rostros y estímulos, los usuarios del metro emprenden viajes a destinos diversos. Durante el trayecto, nos volvemos espectadores de una serie de eventos (conciertos, show de payasos, lecturas de poesía, decretos políticos, etcétera) caracterizados por olores, sonidos y colores que toman protagonismo. Sin embargo, al ser parte del panorama cotidiano de la Ciudad nos hemos vuelto indiferentes a los muchos detalles que lo enriquecen, perdiendo de vista aquellos elementos que lejos de ser propios del servicio de transporte, han convertido al metro en el corazón dinámico de la ciudad.

Propuesta

Como una actividad que buscó visibilizar las actividades laborales en la cotidianidad del metro, el Laboratorio para la Ciudad propuso la documentación fotográfica del STC aprovechando la visita del fotógrafo húngaro Balazs Gardi al país (2017). El trabajo de Gardi se concentra en la compleja relación de la humanidad consigo misma y con su entorno. Su trabajo ha aparecido en línea e impreso en todo el mundo, incluyendo Google, Harper’s, las revistas y periódicos National Geographic, WIRED, Newsweek, The New York Times, Outside, Time, Bloomberg Businessweek, Dazed, Discovery Channel, The FADER, The Guardian, GoPro, The Red Bulletin y la revista del Sunday Times.

A lo largo de la documentación fotográfica se visitaron tanto lugares como personas de distinta índole pertenecientes al órgano oficial del Sistema de Transporte Colectivo; asimismo, se realizaron encuentros con usuarios del metro que forman parte de esta ciudad subterránea y cuyas peculiaridades la enriquecen.

Un año después de la exploración fotográfica, en octubre 2018 el Laboratorio conectó a Balazs con el escritor mexicano Mario Bellatin para llevar la propuesta un paso más allá. De este encuentro surgió la idea de combinar las imágenes con textos, entablando una conversación que será culminada con la publicación de un libro financiado por Balazs. El libro busca ofrecer infinitas variaciones para simular la sensación de estar en el metro e ir encontrando el túnel correcto. Esto se quiere conseguir a través de la fisicalidad del libro (eg. incluir trípticos) y las imágenes (seguramente entre 120 y 140), también a partir de la escritura fragmentada: textos autónomos conectados bajo una misma temática.

En términos de concepto, el libro transmite la multiplicidad de realidades, momentos, siglos distintos que conviven en un mismo lugar en la Ciudad de México como lo es el metro. A partir de combinar dos trayectorias y trabajos que a veces confluyen y a veces no, se pretende jugar con las particularidades, azares y coincidencias del tiempo y espacio que se dan en el micromundo del metro.

Resultados
  • Se obtuvo una serie fotográfica de más de 500 imágenes de lugares y personas que conforman el Sistema de Transporte Colectivo, tanto a nivel administrativo como social.
  • Cooperación entre Balazs Gardi, fotógrafo internacional y Mario Bellatin, escritor mexicano-peruano.
Aprendizajes

Al igual que muchas de las estructuras gubernamentales y servicios públicos de la Ciudad de México, el metro (haciendo referencia a su exposición “de las Redes Sociales a la red cósmica del universo”) está compuesto por la interrelación de una extensa red de estructuras internas, cuya conexión permite el funcionamiento adecuado de un sistema pocas veces descubierto al público general.

El metro, como espacio de convergencia en la ciudad e ícono de la misma, permite que la permeabilidad de información tenga un mayor alcance y por lo tanto mayor impacto, convirtiéndolo en una plataforma ejemplo de la apropiación de la ciudad. Los ciudadanos que utilizan este servicio lo enriquecen y lo hacen diferente, y por lo tanto, como parte del sistema, tienen la posibilidad de apropiarse de su entorno.

Futuro

Para la publicación del libro, las fechas estimadas son las siguientes: hasta febrero del 2019 van a continuar los intercambios entre ambos artistas. Ese mes, Mario va a entregar la última versión. A partir de ese momento inicia un trabajo de selección de fotografías, composición y edición hasta junio de 2019, la fecha esperada para la publicación del libro.

Por otra parte, en 2019 el Metro de la Ciudad de México cumple 50 años. Con razón de su aniversario se propone una exposición de las fotografías de Balazs en el mismo metro: paneles de andén, de estación, antepechos, trabes, etc.