Campaña ¿Qué es diseño para la Ciudad?

Replicabilidad Media
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Cómo podemos expandir la noción actual del diseño y hacer evidente su relación con la transformación y el cambio positivo en la ciudad? ¿Cuáles son esos “otros” diseños, los que no necesariamente están relacionados a la esfera de lo estético y la producción de objetos de consumo, y que inciden de manera positiva en la ciudad y generar valor público?

Historia

La Ciudad de México es un espacio complejo que plantea grandes desafíos a nivel social, económico, ambiental y político. Sin embargo, al mismo tiempo, cuenta con un potencial creativo capaz de enfrentar dichos desafíos en sus diversas manifestaciones.

A partir del nombramiento de la CDMX como parte de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO en 2017 y su designación como Capital Mundial de Diseño por la World Design Organization del mismo organismo internacional, es que pertinentemente, se han fortalecido las reflexiones profundas en distintos espacios culturales y universidades sobre la creatividad y el diseño como herramienta catalizadora para el beneficio de capital mexicana.

En un momento en el que los alcances, el impacto y el campo de acción del diseño se expanden más allá del diseño industrial, gráfico, moda, textil o arquitectónico, el Laboratorio para la Ciudad plantea la necesidad de una reflexión crítica sobre el trabajo de diseñadores y la puesta en práctica de la capacidad creadora y creativa de las personas que habitan la ciudad para diseñar y crear la ciudad que soñamos y en la que queremos vivir.

Actualmente, el diseño se caracteriza por la fluidez en su práctica, y por su constante transformación a nivel conceptual y disciplinario. Esto significa que la investigación, educación y práctica de diseño están también en constante evolución.

El diseño hoy también se basa en problemas y se orienta a crear soluciones cuyo enfoque no es, necesariamente, el desarrollo de productos sino el de herramientas y métodos que pueden aplicarse en áreas tan diversas como el diseño de estrategias, experiencias, interacciones, sistemas, servicios e incluso de políticas públicas. Esta expansión se debe, en gran parte al reconocimiento del “Design Thinking” (Pensamiento de Diseño), “ User Centered Design” (Diseño Centrado en el Usuario) o el “Human Centered Design” (Diseño Centrado en las Personas) como catalizadores para la innovación y que se reflejan en la creación de Hubs creativos, Think tanks, Laboratorios de innovación social y urbana, etc. Todo esto, al mismo tiempo que el Diseño empieza una nueva evolución centrada en el diseño especulativo, de sistemas complejos, de comportamiento, etc.

Además,quienes diseñan, no sólo son diseñadores, si no personas o agentes creativos con visiones multidisciplinarias capaces de comprender el completo panorama de su entorno, conectar ideas, actores, objetos y sistemas para reconocer alternativas posibles y viables a problemáticas que atañen a su comunidad. Bajo este panorama en el LabCDMX nos preguntamos si la discusión sobre el diseño en la CDMX y su incidencia en la vida urbana está permeando fuera de los círculos y grupos a los que generalmente se asocia este tema, desde la perspectiva de otras disciplinas y sobre todo si se está presente en las conversaciones en nuestro día a día.

Hasta ahora el quehacer del diseño en la ciudad se ha traducido como sinónimo a la producción o incorporación de un valor añadido a un objeto o producto, un instrumento del sistema económico y, como diría Boris Groys, es responsable sólo de la apariencia de las cosas y, por tanto, parece predestinado a ocultar la esencia y apartar el entendimiento de espectador de la verdadera naturaleza de la realidad. En suma, “ha sido interpretado como una epifanía del mercado omnipresente”.

Desafortunadamente, las instituciones educativas y la iniciativa privada han perpetrado esta idea al concentrar sus esfuerzos en fomentar cierta noción utilitarista del diseño en vez de conciliar la práctica con la teoría. Las reflexiones acerca del diseño han estandarizando procesos para generar productos centrados en el uso y el consumo. Por ello, es necesario afrontar este escenario impulsando los esfuerzos de aquellos actores que están generando un cambio dentro del gremio -rompiendo con la noción tradicional de la disciplina, al trabajar con una perspectiva social e implementando estrategias de Diseño para tratar de solucionar problemáticas sociales-políticas-económicas complejas.

Es fundamental que el Diseño salga de las fronteras en las que generalmente se mueve: la noción de objeto, la composición o de la forma y de los mismos círculos de conocimiento que determinan su enseñanza y el tipo de mercado al que es dirigido. Tome una postura consecuente a la manera en la que afecta nuestras vidas y se vuelva accesible y accionable para mejorar las condiciones de vida urbana en nuestra Ciudad. No es posible admitir una postura contemplativa: existe una responsabilidad ética, política y estética capaz de impulsar la figura del diseñador (profesional-no profesional) como un agente de cambio en la sociedad.

Asumir tal papel exige repensar también a la propia disciplina y ubicarla como una herramienta social capaz de transformar nuestro entorno; esto significa que no sólo los diseñadores, sino todos debemos participar activamente en el cambio social, reclamar nuestro derecho a imaginar, re-inventar y construir la ciudad acorde a nuestros deseos, co-diseñar una ciudad en la que el acceso a bienes y recursos disponibles sea equitativo, una ciudad en la que sus habitantes puedan alcanzar la felicidad[1][1] Preámbulo de la Constitución Política de la Ciudad de México, Gaceta Oficial de la Ciudad de México, 5 febrero 2017.

Diseñar es un acto social que instintivamente se apoya de diversas disciplinas y saberes para producir objetos/artefactos que afectan nuestra realidad, expresan y configuran nuestras relaciones con los ambientes, los mensajes y la vida en sociedad. Por esta razón podemos decir que Co-diseñar la ciudad es accionar nuestro Derecho a la Ciudad, decidir cómo queremos ejercer y disfrutar de nuestros derechos, construir colectivamente una ciudad incluyente, democrática, participativa y solidaria en la que se potencie el desarrollo de todos.

Propuesta

Visualizar y comunicar a través de una campaña informativa la importancia del diseño como catalizador para la transformación de nuestra vida diaria en la que se reconozca a los agentes que conforman el ecosistema creativo de nuestra ciudad, más allá de las fronteras del diseño tradicional. Se pretende ampliar la manera de abordar la disciplina y su práctica en la ciudad para hacerla más comprensible y relacionable a la vida diaria de los transeúntes que estén expuestos a la campaña.

OBJETIVO GENERAL
“¿Qué es el diseño?” es abrir la conversación para que la ciudadanía se apropie y genere una reflexión crítica sobre las diferentes perspectivas, opiniones, objetos de uso cotidiano, iniciativas y proyectos sobre el ambiente de diseño en la CDMX para mostrar el amplio espectro de posibilidades del uso de la creatividad colectiva para rehabilitar nuestra vida en comunidad y su potencial para alcanzar ese derecho colectivo, el Derecho a la Ciudad. Este derecho incluido en la Constitución Política de la Ciudad de México, promueve el desarrollo humano y creativo en las ciudades, y busca fortalecer los procesos de participación e inclusión de sociedad civil en la toma de decisiones para la creación de políticas públicas para el bien común.

Desde esta aproximación, los ejes para la campaña informativa “¿Qué es Diseño para la Ciudad?” están inspirados en los principales componentes del derecho a la ciudad reconocidos por la Constitución de la CDMX. Cada uno de los ejes será ejemplificado con un proyecto o iniciativa particular

Diseño para la inclusión: Una ciudad en la que las personas puedan ejercer libremente sus derechos humanos en condiciones de igualdad, equidad y justicia además de disfrutar de los bienes y servicios que la ciudad ofrece.

  • Iniciativa: Taller Nuevo Norte, Deportado pero no derrotado.

Diseño para la participación: Implica la participación ciudadana en todos los espacios y hasta el más alto nivel posible (decisión, control, cogestión) en la formulación, implementación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas, la planeación, presupuestación y control de los procesos urbanos.

  • Iniciativa: Taller Thierry Jeannot, Peticionarios Constitución CDMX

Sus objetivos son el fortalecimiento de la democracia mediante la creación de espacios y mecanismos de decisión y gestión democrática directa y el desarrollo de programas participativos de planeación, seguimiento y evaluación de la gestión pública urbana[2][2] Comité Promotor de la Carta de la Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad, Carta de la Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad, 3ª reimpresión, México, 2014. pag 24.

Diseño para la sustentabilidad: Fomenta la capacidad productiva de las personas, tanto en actividades económicas como en la generación de una urbe habitable y ambientalmente sustentable en la que se garantice la inclusión y el uso responsable de los bienes.

  • Iniciativa: Isla Urbana

Diseño para la apertura: Promueve la manifestación, libre opinión y expresión, el acceso a la investigación, la difusión de información, el libre conocimiento, a la cultura y el aprovechamiento del espacio público.

  • Iniciativa: Ecosistema hacedores Lagunilla, FabCity

Diseño para la transformación: Busca fortalecer la capacidad para imaginar las posibilidades, compartir herramientas, experiencias y habilidades para planear el futuro de nuestra ciudad.

  • Iniciativa: Iniciativas 19s, Frente Octubre

OBJETIVOS PARTICULARES
Los objetivos particulares de la campaña son comunicar cómo se vincula y asocia el diseño a la vida cotidiana en la CDMX; dar a conocer el valor del diseño en la vida cotidiana y su potencial para generar un cambio positivo; incrementar la visibilidad de otros diseños más allá del diseño gráfico, de modas e industrial, generar interés, curiosidad hacia el diseño (tradicional y no tradicional/ objetos, sistemas).

PÚBLICO META
La campaña se mostrará principalmente en el Metro, que, además de ser el transporte más utilizado en la Ciudad de México, es un espacio de encuentro, de entrecruces que refleja la diversidad de la población capitalina. Es parte de la rutina diaria de miles de personas que llegan y van a distintos puntos de la ciudad en diferentes momentos y que implica al menos dos o varios traslados al día de unos cuantos minutos o recorridos de hasta una hora en los que los transeúntes están expuestos a todo tipo de información y estímulos por lo que es un lugar privilegiado para la difusión cultural, de ideas y conocimiento como el que se propone en la campaña, que tiene como objetivo final conectar las ideas, diversidad de talentos y pasiones para posibilitar la imaginación de soluciones reales en una urbe como la Ciudad de México.

Además del metro, la campaña se presentará en bajo puentes, parabuses y el espacio de exhibición de la estación Ermita.

Resultados

La campaña se encuentra en proceso de producción por lo que aún no se cuenta con resultados.

Aprendizajes

La campaña aún no se lanza, por lo que los aprendizajes se desarrollarán posterior al lanzamiento.