2017 - 2018

Consumo responsable de agua

Replicabilidad Media
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Puede una herramienta tecnológica y la visualización de información, promover un consumo responsable del agua a través de darnos cuenta del enorme gasto que tenemos de este recurso?

Historia

Este experimento es resultado del trabajo intersectorial del Seminario Ciencia de Datos para la Ciudad y el desarrollo tecnológico del ganador del desafío #6 “Agua en la Ciudad de México” de la convocatoria Código para la Ciudad de México 2017. El jurado seleccionó la propuesta presentada por el Centro de Análisis de Datos (CAD) como la ganadora. Actualmente los sistemas de agua en el mundo se enfrentan a problemas críticos. Desde la distribución desigual del recurso hídrico, hasta la explotación de mantos acuíferos y pérdidas de agua debido a complejos sistemas de distribución desarrollados durante el siglo pasado. Asimismo, señales de advertencia sobre la problemática de escasez de agua han aparecido en diferentes regiones a nivel global, por ejemplo, las sequías en California en los últimos años o Ciudad del Cabo, peligrosamente acercándose al desabasto total.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, sólo se requieren entre 50 y 100 litros para satisfacer las necesidades humanas básicas. En México, cada persona utiliza un promedio de 366 litros de agua al día, según cifras del Foro Económico Mundial. El problema es tal que el país se encuentra entre los cinco primeros lugares con consumo elevado de agua por habitante, sólo por debajo de Estados Unidos (575 litros), Australia (493 litros), Italia (386 litros) y Japón (374 litros).

En el Sondeo Imagina tu Ciudad, un ejercicio del Laboratorio para la Ciudad para entender los activos y déficits de la Ciudad de México a través de la percepción de sus habitantes, “agua” aparece como uno de los atributos más valiosos de nuestra urbe pero también como uno de los desafíos más preocupantes. La filtración y recarga de mantos acuíferos, ríos y manantiales de la región de la Ciudad de México enfrenta riesgos ambientales y de sostenibilidad importantes ocasionados por el aumento de su población, número de vivienda, actividad industrial, entre otras cosas.

Tan sólo en la región de la Ciudad de México, el volumen de agua disponible es de 30,900 litros por segundo; sin embargo, la demanda por uso doméstico y comercial es de 81,900 litros por segundo. Es decir, por cada tres litros extraídos sólo se regenera uno. Además, según estadísticas del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), el consumo promedio al día por persona de agua en la Ciudad de México es de 307 litros cuando podría ser de 96. Esto provoca una alta presión al sistema de agua potable y crea un sistema hídrico no sostenible.

Adicionalmente, en el contexto de la nueva Constitución de la Ciudad de México, los artículos 18H y 21B garantizan el derecho al agua y a la necesidad de tener una gestión sostenible de ella. Esto nos brinda una oportunidad para contribuir con datos e información que ayuden a garantizar su acceso universal a través del consumo responsable.

Desafío

Mientras la demanda de agua ha aumentado, la capacidad de los mantos acuíferos para regenerarse y proveer agua no lo ha hecho, lo cual ha provocado una presión creciente en el sistema hidrológico y pone en riesgo la sostenibilidad del recurso en la Ciudad de México. Algunos reportes señalan que la ciudad podría quedarse sin reservas de agua para el año 2030, principalmente debido al alto consumo, la contaminación de las fuentes de extracción y de los mantos acuíferos, y al mal sistema de transporte y distribución.

Ahora más que nunca, es importante buscar formas alternativas de obtener el agua y reciclaje de aguas residuales, pero también fomentar un consumo responsable del agua. Tomando en cuenta que el 44 por ciento de agua potable es utilizada para fines domésticos es importante que las personas conozcan cuáles son los estándares de consumo óptimos, con el fin de promover una cultura de cuidado y ahorro del agua en todos sus usos. Por esta razón, garantizar el acceso universal y sustentable al agua potable es posiblemente uno de los desafíos más grandes al que nos enfrentamos hoy en día.

Al aprovechar los datos de consumo de agua proporcionados por SACMEX se pueden llegar a comparaciones sobre las alcaldías con mayor consumo de agua. Adicionalmente, si agregamos información ciudadana sobre los distintos usos, podemos llegar a identificar cuáles son las actividades que más agua gastan. Esta información tiene el potencial de influir en el comportamiento de las personas, al dar a conocer los estándares óptimos y el consumo local.

Teoría de cambio
  • Si proporcionamos visualizaciones gráficas e información sobre el consumo de agua de las personas en su hogar, tomarán más conciencia y podremos incidir en su comportamiento para incentivar un consumo responsable.
  • Si proporcionamos visualizaciones que comparen los hábitos de consumo de agua de un hogar con los estándares de uso adecuados; y con el consumo de otros hogares en la colonia, alcaldía y Ciudad de México, entonces las personas tendrán un mejor entendimiento sobre su consumo para que modifiquen sus hábitos y se podrá generar una reducción en el consumo de agua en la Ciudad de México.
  • Si brindamos información que sugiera a las personas recomendaciones y sugerencias sobre cómo utilizar más responsablemente el agua, entonces modificarán las instalaciones en el hogar o sus rutinas de consumo de este recurso.
  • Si le mostramos a las personas que su gasto de agua es mayor a lo que piensan, entonces será más probable que adopten hábitos de consumo de agua más responsables.
Propuesta

Utilizando los datos proporcionados por SACMEX sobre el consumo de agua en la Ciudad de México durante el año 2016, y con el fin de promover el consumo responsable de agua, se aprovechó la capacidad creativa y creadora del Laboratorio para la Ciudad y de CAD Salud para desarrollar la plataforma “AguaCDMX”, una herramienta digital para dispositivos móviles y computadoras que buscó incentivar un consumo más responsable de agua. A través de conocer el gasto hídrico de las personas en sus hogares y compararlo con estándares recomendados, la plataforma provee visualizaciones sobre su consumo del agua, así como recomendaciones para cuidarla y utilizar responsablemente este recurso (ver figura 1).

Figura 1. Pantalla de inicio de la plataforma “AguaCDMX”

Fuente: Plataforma “AguaCDMX”

La plataforma estuvo compuesta por 5 secciones.

Sección 1: En esta sección se muestran dos preguntas para conocer la percepción de la gente sobre su consumo de agua actual (con las opciones de respuesta “responsable, en mi hogar cuidamos el agua”; “sobrado, el consumo de agua en mi hogar es aceptable aunque pudiera mejorar”; “preocupante, en mi hogar suele desperdiciarse demasiada agua” y “negligente, en mi hogar no cuidamos en lo absoluto el agua”) y sobre el servicio de agua potable que reciben en su hogar (con las opciones de respuesta “muy bueno. Jamás tengo que preocuparme por falta de agua en mi hogar” “en general es bueno, aunque en ocasiones falta agua en mi hogar”, “en general es malo, en mi hogar hay problemas de abastecimiento de agua frecuentemente”, y “es muy difícil que haya agua en mi hogar”).

Sección 2: Esta sección busca conocer los hábitos de consumo de agua en diversas actividades en el hogar (i.e. bañarse, asear la casa, preparar alimentos, lavar la ropa, lavar el patio, lavar el auto, regar el jardín), en qué colonia (y alcaldía) vive el participante, y cuánto paga en su recibo.

Sección 3: En esta sección las personas visualizan los resultados del consumo de agua en su hogar en tres apartados:

El primer apartado muestra una visualización con el consumo de agua en diferentes actividades del hogar. Para mostrar esta clasificación se utilizó una señalización tipo semáforo para facilitar la identificación de resultados positivos (responsable y sobrado) en color verde y amarillo, y de resultados negativos (preocupante y negligente) en color naranja y rojo. Asimismo, se mostró la cantidad bimestral (en litros) de agua que se destina para diferentes segmentos de consumo (ver figura 2).

Figura 2. Ejemplo de pantalla con los resultados de consumo de agua por tipo de actividad

Fuente: Plataforma “AguaCDMX”

En el segundo apartado, la ventana de resultados muestra una gráfica de pastel desglosada por segmento de consumo y con sugerencias sobre cómo es posible lograr un consumo de agua más responsable al realizar diferentes actividades en el hogar, ya sea al modificar las instalaciones del hogar, colocando nuevos dispositivos ahorradores (regaderas o sanitarios), o al modificar los hábitos personales, tomando baños más cortos, cerrando la llave al cepillarse los dientes, o reutilizando el agua en otras actividades (ver figura 3).

Figura 3. Ejemplo de pantalla con las recomendaciones para tener un consumo responsable de agua

Fuente: Plataforma “AguaCDMX”

En la tercera parte de la sección de resultados se muestra una visualización que compara la cantidad de agua que consume un participante, con la cantidad consumida en su colonia, alcaldía y en la Ciudad de México (ver figura 4).

Figura 4. Ejemplo de resultados del participante comparados con su colonia, alcaldía y ciudad.

Fuente: Plataforma “AguaCDMX”

Para estimar el consumo residencial de agua por colonia, delegación y ciudad se tomaron datos agrupados (por código postal, alcaldía y la Ciudad de México) de la información proporcionada por SACMEX.

Sección 4: preguntas de cierre para evaluar cinco diferentes aspectos: 1) la percepción de consumo de agua de las personas tras visualizar sus resultados, 2) la intención de las personas para modificar sus hábitos de consumo para cuidar más el agua, 3) la intención de modificar sus hábitos de consumo para obtener un ahorro económico, 4) la intención de modificar las instalación del hogar, 5) la disposición a compartir recomendaciones de consumo responsable de agua con familiares, amigos o conocidos.

La ruta crítica del experimento es la siguiente:

Construcción de entorno analítico

  • Entendimiento de las bases de datos disponibles del SACMEX y elaboración de las metatablas que se utilizarán en la plataforma de visualización a partir de las diversas fuentes de información disponible.

Diseño y desarrollo de plataforma de visualización

  • Diseño y desarrollo del cuestionario sobre el consumo de agua en el hogar.
  • Visualización y comparación de consumo personal v. consumo en colonia v. estándares internacionales.
  • Diseño y desarrollo de la evaluación

Socialización para uso de la plataforma

  • Definición de estrategia de comunicación y difusión
  • Análisis de las respuestas obtenidas en la plataforma “AguaCDMX”

Algo que es importante señalar en este proyecto, fue que diversos medios de comunicación manifestaron su intención de apoyar al Laboratorio en la difusión de esta plataforma. En octubre se anunció que del 31 de ese mes al 4 de noviembre del 2018 se realizaría un corte en el servicio de agua de la Ciudad de México, afectando a 13 de las 16 alcaldías de la ciudad. Al ser este un tema en la agenda pública, diversos medios de comunicación como López Dóriga Digital, Forbes y Animal Político difundieron la plataforma a través de sus canales, permitiendo un mayor alcance de usuarios participantes.

Resultados

Alcance de la plataforma y el tamaño de la muestra

  • La plataforma “AguaCDMX” estuvo abierta al público por un periodo de casi un mes que comprendió del 13 de octubre al 12 de noviembre del 2018.
  • Se recibieron un total de 1994 visitas. La colaboración de los medios de comunicación contribuyó a incrementar el alcance de la plataforma sustancialmente. Hasta antes de la publicación de la plataforma por parte de los medios de comunicación como Animal Político, Forbes y López Dóriga Digital (del 13 al 24 de octubre) se contaban con 430 registros de visitas, mientras que después de la difusión en medios (del 25 de octubre al 12 de noviembre) se registraron 1564 usuarios que visitaron la plataforma.
  • Tras limpiar la base de datos con los registros de las respuestas se obtuvo una muestra con 252 observaciones, los resultados que se presentan a continuación pertenecen a esta muestra.

Consumo de agua por segmento del hogar (e.g. baño, cocina)

  • En promedio, los participantes reportaron que la duración de un baño es de poco más de 11 minutos.
  • Ocasiones en que los participantes preparan alimentos por más de 30 minutos en una semana: 3.04 veces, en promedio.
  • Cuántas veces, en promedio, los participantes lavan su ropa por semana: 2.38 veces.
  • Número promedio de veces en que los participantes limpian su hogar en una semana: 2.05 veces.
  • Veces por semana en que los participantes lavan el patio: en promedio, 1.78 veces.
  • Cuántas veces señalaron los participantes que lavan su auto al mes: 1.05 veces, en promedio.

Percepción inicial de consumo de agua de los participantes

  • Poco más del 57 por ciento de los usuarios participantes manifestaron tener un uso “sobrado” de este recurso. Es decir, el consumo de agua de estas personas es aceptable, pero también puede mejorar. En segundo lugar, poco más del 35 por ciento de los participantes manifestaron tener un consumo “responsable”, lo que implica que las personas reportaron tener medidas de cuidado de agua en su hogar. Finalmente, poco más del 7 por ciento de las personas reportaron un consumo de agua “preocupante” o “negligente”, es decir, estas personas mencionaron que en su hogar suele desperdiciarse demasiada agua.

Percepción inicial versus consumo real

  • Al evaluar la percepción de consumo de agua de las personas tras visualizar sus resultados basados en estándares y cálculos óptimos, poco más del 54 por ciento de los participantes eligieron la respuesta “pensaba que en mi hogar se consumía menos agua”. Es decir, los resultados mostrados por la plataforma indicaron un consumo mayor al que ellos pensaban. Esta cifra contrasta con el caso contrario, en donde el 12 por ciento de los participantes inicialmente pensó que consumía más agua de la que en realidad consumen. Del mismo modo, alrededor del 24 por ciento de los participantes señalaron ya saber que su consumo de agua no es del todo responsable y tan sólo poco menos del 10 por ciento de los participantes eligieron la opción “yo ya sabía que mi consumo de agua en el hogar es responsable”.
  • Una proporción importante de usuarios suele subestimar la cantidad de agua que utilizan en sus hogares, es decir, a pesar de que las personas reportaron hábitos de consumo adecuados para cuidar su consumo de agua, es muy probable que esta percepción sea equivocada y, por tanto, utilizan una cantidad de agua todavía mayor. Los datos muestran que la probabilidad de que un participante elegido al azar se sintiera más identificado con la frase “pensaba que en mi hogar se consumía menos agua”, dado que ya había reportado una percepción de consumo responsable inicial, es del 65 por ciento.
  • Si una persona reportó un consumo inicial de agua sobrado o preocupante y, además observa que sus resultados muestran un consumo todavía mayor, entonces podría percibir la necesidad de modificar su gasto de agua más fácilmente. Los datos muestran que la probabilidad de que un participante elegido aleatoriamente se identifique con la frase “pensaba que en mi hogar se consumía menos agua” dado que ya había señalado un consumo de agua sobrado o preocupante es de aproximadamente 49 por ciento.
  • La proporción de personas que reportaron tener hábitos responsables para utilizar agua tanto al inicio como al final, es mínimo. Existe una probabilidad poco menor al siete por ciento de que un participante haya manifestado tener un consumo responsable de agua inicialmente y, que tras mostrarle sus resultados, supiera que “su consumo ya era responsable”.

Intención de cambiar hábitos de consumo de agua

  • Tras ver la información y las visualizaciones con los resultados de uso de agua poco más del 92 por ciento de los usuarios manifestó estar “muy de acuerdo o de acuerdo” con modificar sus hábitos de consumo con el propósito de cuidar más el vital recurso.
  • Uno de los factores que podría incidir para incentivar un uso de agua más responsable es el económico. Alrededor del 75 por ciento de los usuarios señalaron estar muy de acuerdo o de acuerdo con estar dispuestos a modificar sus hábitos de consumo para reducir el costo del recibo de agua.

Intención de modificar las instalaciones del hogar

  • Al evaluar la intención de modificar las instalaciones del hogar para lograr un consumo de agua responsable fue posible identificar que alrededor del 37 por ciento de los participantes eligieron la opción de respuesta “Definitivamente, modificaremos las instalaciones en el hogar”.
  • Alrededor del 34 por ciento de los participantes mencionaron que hacer esas modificaciones a sus viviendas representa un costo excesivo para ellos.
  • 20 por ciento de los participantes manifestó no poder realizar estos cambios por falta de tiempo.
  • Poco menos del 10 por ciento de las personas mencionaron no tener intención alguna de realizar modificaciones a sus viviendas para lograr un consumo de agua más responsable.

Información sociodemográfica

  • Las mujeres participaron en mayor medida en comparación con los hombres: el 68 por ciento de los registros las participantes fueron mujeres, por un 32 por ciento de participantes hombres.
  • La edad de los participantes osciló entre los 17 y 64 años de edad, teniendo una participación mayoritaria por parte de las personas que tienen entre 31 y 35 años de edad.
  • Las alcaldías que registraron un mayor participación fueron Coyoacán (96), Benito Juárez (47) y Cuauhtémoc (20), mientras que las alcaldías con menor participación[1][1] Dentro de los registros no hubo información disponible para la delegación Milpa Alta. Por esta razón se reportan las alcaldías con menor participación de acuerdo con los registros. fueron Venustiano Carranza (3), Xochimilco (3), Cuajimalpa (2), Tláhuac (2).
  • Los participantes reportaron un pago bimestral de agua promedio de 355 pesos.
  • La cantidad de habitantes en el hogar promedio fue de 3.87 personas.
Aprendizajes
  • En el reto “consumo responsable de agua” de Código para la CDMX fue posible aprovechar la colaboración intersectorial y multidisciplinaria para elaborar una plataforma digital centrada en el uso de datos para transmitir información y visualizaciones sobre los hábitos de consumo de las personas que viven en la Ciudad de México.
  • Para este tipo de plataformas sería recomendable elaborar visualizaciones interactivas que permitan identificar fácilmente aquellos sectores de consumo en donde suele utilizarse una cantidad de agua mayor.
  • Para incrementar la difusión de este tipo de plataformas es indispensable contar con el apoyo de diferentes actores (OSC, empresas, medios de comunicación) interesados en la problemática que atiende este reto en particular. Esto puede facilitarse si se aprovechan las “ventanas de oportunidad” para sumar a más actores, como lo fue en el caso de la coyuntura del corte de agua en la Ciudad de México en donde diferentes medios de comunicación manifestaron la intención de apoyar en la difusión de la plataforma “AguaCDMX” al ser este un tema de interés en la agenda pública.
  • A pesar de que la plataforma “AguaCDMX” fue diseñada para que funcionara en dispositivos móviles y computadoras, en algunos dispositivos la usabilidad no era la mejor. Dado que la mayor parte de las personas respondieron vía móvil, este factor.
  • Para conocer el impacto real que las visualizaciones sobre el consumo de agua en el hogar tienen en las personas, es decir, si modifican sus hábitos y efectivamente reducen su consumo de agua, es necesario llevar a cabo un estudio más largo. En éste, debería de analizarse la variación del consumo de agua de los hogares participantes en AguaCDMX a través del tiempo utilizando datos oficiales de SACMEX.
  • La visualización de los datos y una comparación simple entre consumos óptimos y consumos reales, provoca una cierta conciencia y cuestionamiento sobre nuestro consumo personal. Si bien el tema de agua siempre viene acompañado de una discusión de infraestructura, mantenimiento y cobertura, también es de vital importancia fomentar mejores hábitos sobre su consumo.
Futuro
  • Tener una plataforma que permita visualizar el consumo doméstico, además de emitir recomendaciones para un uso responsable, tiene el potencial de replicarse en distintas ciudades.
  • Recomendamos una actualización de los datos oficiales de SACMEX sobre el consumo de agua en el hogar. Estos datos son el insumo principal para realizar los cálculos y las visualizaciones que se muestran a los usuarios.
  • Considerar la posibilidad de que la plataforma pueda ser alimentada por ciudadanos, sobre las recomendaciones y tips domésticos que se pueden aplicar para consumir cada vez menos de este recurso.