2017

Emoji CDMX

Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Puede un conjunto de emoji sintetizar y comunicar las peculiaridades —usos y costumbres— de vivir en la Ciudad de México?¿Qué implicaciones tendría en temas de inclusión, identidad y pluralidad tener un grupo de imágenes que representen a la capital del país?

Propuesta

Desarrollados bajo la supervisión de Shigetaka Kurita y lanzados para teléfonos móviles en Japón a finales del siglo XX, los emojis representaron el inicio de un nuevo lenguaje visual que pasó de ser una tendencia propia de aquel país oriental a conquistar el mundo entero, arraigándose en nuestra cultura regida por la comunicación digital. La proliferación de dispositivos móviles y la creciente integración del internet en la vida cotidiana facilitó el posicionamiento de estas imágenes en la comunicación cotidiana. A pesar de su sobreutilización y aparente caducidad, los emoji no sólo forman parte de cada interacción digital, sino que evolucionan a partir de su uso y conforme la cultura cambia.

A nivel país, ejemplos como Japón y Finlandia han popularizado esta iniciativa, pero la Ciudad de México se volvió pionera a nivel urbe cuando a mediados de 2017, el gobierno local convocó a diseñadores y gente creativa a presentar un conjunto de emojis cuya síntesis comunicara las peculiaridades de vivir en la megalópolis. Del 16 de junio al 16 de julio se recibieron 97 propuestas, que contenían casi 2 mil emojis únicos, en los que los participantes representaron objetos, usos y costumbres de la capital del país. A pesar de las particularidades, hubo tópicos en común entre los trabajos semifinalistas y finalistas: Ángel de la Independencia, Palacio de Bellas Artes, ajolote, Ecobici, elote, Frida Kahlo, metro, metrobús, trajineras, trompo de pastor, tianguis, torta de tamal, o guajolota, Zócalo, tráfico, organillero, lucha libre, la Torre Latinoamericana, protestas, Tláloc, entre otros.

Tras la recepción de trabajos, un jurado integrado por diseñadores o expertos en emoji Zoe Mendelson, Fred Benenson, Óscar Estrada de la Rosa y Federico Jordan seleccionó los mejores para representar a la Ciudad de México. Al haber una gran cantidad de propuestas creativas también se eligieron cinco menciones honoríficas expedidas a los participantes y equipos conformados por Gabriela Luna, Ixchel Guillermo Hernández y Daniel Linares Domínguez; María Angélica Santa-María Daffuchio, Joel Ortiz Arroyo, Manuel de Jesús León Montaño y Luis Quintero Ortiz; Mario Flores, y Vanessa Gabriela Salgado. Estas propuestas se pudieron integrar al paquete descargable que estuvo disponible al público de manera gratuita a partir de diciembre de 2017.

En la ceremonia realizada el 1 de agosto de 2017 en Futura CDMX, se revelaron los nombres de los ganadores: Itzel Oropeza Castillo (primer lugar), Eduardo Camacho y Pedro Rodrigo Grajeda (segundo lugar); e Ivonne Andrea Torres y Martin Robert Cook (tercer lugar). Recibieron premios por 30 mil, 15 mil y 10 mil pesos mexicanos, respectivamente, otorgados por The Lift México. Además, el jefe de gobierno entregó reconocimientos a Vanessa Gabriela Salgado Palomo, Ivonne Andrea Torres, Martin Robert Cook y Laura Navarro.

Resultados
  • La CDMX es la primera urbe en el mundo que abre al público un concurso para crear los emojis que le darán identidad.
  • Se recibieron un total de 100 propuestas con 20 emojis cada una (2 mil en total), las cuales fueron evaluadas por un jurado nacional e internacional.
  • Se seleccionaron tres propuestas ganadoras (60 emojis en total), las cuales recibieron 30 mil, 15 mil y 10 mil pesos, respectivamente.
  • Adicionalmente, se dieron menciones especiales.
  • La app Emoji CDMX cuenta con 200 íconos y está disponible en dos plataformas: iOS (AppStore) y Android (PlayStore).
Aprendizajes
  • Desde el lanzamiento de la convocatoria hasta la premiación, las reacciones de la ciudadanía fueron polarmente distintas; cuestionamientos sobre la pertinencia de la convocatoria, sugerencias satíricas sobre emojis que reflejaran la calidad de infraestructura, servicios, seguridad y medioambiente y, a su vez, fanáticos de gastronomía local, sugirieron su icónicos manjares.
  • Este tipo de propuestas sirven para medir el sentir de la ciudadanía en torno a temas de primer orden, como las inundaciones, el tráfico, la contaminación y la movilidad. Plasmar la creatividad en forma de imágenes, dijo, es un ejemplo de la innovación en el lenguaje comunicativo y a la vez un signo de identidad.
  • Emoji CDMX no usó fondos públicos, lo cual significa un éxito en términos de colaboración entre ciudadanía, iniciativa privada, gremio creativo y gobierno, esfuerzo que se traduce en proyectos de libre uso o con licencias Creative Commons.
  • El interés y amor por la ciudad se logró materializar en 200 íconos cuyo mensaje logra capturar la experiencia de vivir en la ciudad, despojando cada una de las propuesta de un juicio de valor, negativo o positivo, para lograr observar estas peculiaridades bajo un lente neutral y así facilitar la reflexión y apreciación sobre nuestra identidad como capitalinos; la forma en la que percibimos y nos relacionamos con la Ciudad de México.