Exploraciones para una Megalópolis 003: Ciudad Conocimiento

Replicabilidad Alta
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Pueden la ciencia y la creatividad entenderse como un proceso de pensamiento común, generando intersecciones con potencial?

Historia

Actualmente 2.7 millones de niños, jóvenes y adultos cursan entre preescolar y nivel superior en la Ciudad de México. De acuerdo con la Secretaría de Educación local, 301 mil 33 alumnos pertenecen al nivel preescolar; 857 mil 117 de primaria; 466 mil 285 a secundaria, en tanto que 51 mil 26 al nivel de educación especial, y dos mil 738 a escuelas para adultos. Otros 473 mil 724 pertenecen al nivel medio superior y 530 mil 36 al nivel superior.

Tan sólo en los niveles de licenciatura y posgrado, la CDMX alcanza el 18 por ciento y el 26 por ciento de estudiantes con respecto al total del país. A través de sus universidades, escuelas, bibliotecas, laboratorios, museos, centros de reunión y de intercambio social, la capital del país representa un lugar fértil para el aprendizaje y la generación de ideas que benefician al país en términos de ciencia, creatividad y técnicas aplicadas a la vida diaria. Se trata de una ciudad que privilegia el conocimiento, que se nutre del conocimiento posee una economía basada en él y proporciona un entorno que fomenta su creación y difusión.

Procurar una economía del conocimiento comienza con la reconstrucción de las ciudades y los asentamientos urbanos que pueden actuar como centros de conocimiento. Una ciudad del conocimiento inculca un sentido de pertenencia y apego en el desarrollo intelectual y creativo de las personas, ya que los involucra activamente en sus actividades y permite la articulación pública de las reflexiones y las críticas: los ciudadanos se convierten en participantes activos del desarrollo.

Cuando pensamos en conocimiento científico particularmente, pensamos en nociones especializadas, muchas veces exclusivas, que se construyen a puerta cerrada, en un laboratorio aislado o en una academia en donde especialistas dialogan de manera enclaustrada. Pero consideremos el conocimiento que genera de aficionado o el ciudadano entusiasta que no tiene una preparación académica rigurosa, pero que sí posee un conocimiento incluyente a nivel de calle, de autoaprendizaje y aprendizajes compartidos, un conocimiento abierto.

Algo similar ocurre con tópicos como creatividad y expresión. La noción de creatividad se asocia comúnmente a las artes y humanidades, soslayando con esto a la ciencia del entendimiento del pensamiento creativo. Sin embargo, si se parte de la raíz etimológica, la palabra creatividad deriva del latín “creare”, que significa: engendrar, producir, crear. Entonces, debe de entenderse que la ciencia también es creativa.

Más allá de comparar a la capital mexicana con las potencias internacionales de ciudades académicas, de ciencia y generación de contenidos, queremos entender los retos y oportunidades de la Ciudad de México en el tránsito a una consolidada Ciudad Conocimiento.

Desafío
  • Los pensamientos lógico y creativo se asumen como opuestos, distinción que se se ha extendido a diversos campos académicos y de la vida diaria. Lo cierto es que son complementarios. La buena ciencia necesita de un componente creativo, así como la creatividad necesita de un foco científico para su aplicación en escala productiva.
  • Entender cómo podemos integrar la cultura de redes en otros aspectos de nuestra vida diaria y nuestras estructuras productivas.
  • Explorar la ciencia y el espacio a través de la creatividad y el arte, motivar a los jóvenes para que se acerquen al conocimiento desde una perspectiva no instrumental.
  • Existe una visión dura acerca de las matemáticas y la ciencia en general. Esto ha alejado a los jóvenes de la discusión en torno al conocimiento.
Propuesta

“Exploraciones para una Megalópolis N° 003: Ciudad Conocimiento” representó un espacio para reflexionar sobre la conexión íntima entre la ciencia y la creatividad. La intención de este encuentro celebrado el 24 de octubre de 2013 fue explorar las reflexiones que se han generado sobre la incompatibilidad de la ciencia y la creatividad, para entenderlas como fuentes de innovación a favor del desarrollo sustentable, económico y social de la Ciudad de México.

Se invitó a nueve ponentes expertos en distintas materias de los campos científicos y artísticos para platicar sobre la relación de las disciplinas y como su quehacer diario incide en las relaciones de ciudad. Se les otorgaron siete minutos para su presentación en la cual se debía sintetizar a través de una presentación muy concisa la idea sobre esta misma relación.

Para la tercera edición de la serie “Exploraciones para una Megalópolis” se buscó borrar los límites entre las artes y la ciencia para reflexionar sobre los procesos de la ciudad. El objetivo fue deconstruir los estereotipos sobre la incompatibilidad entre ciencia y creatividad, para entenderlas como fuentes de conocimiento nuevo en pro del desarrollo económico, social y cultural de la Ciudad de México.

Desde sus respectivos proyectos, los ponentes de Exploraciones para una Megalópolis 003: Ciudad Conocimiento, impulsan el desarrollo intelectual y creativo de las personas en la construcción de mecanismos para fortalecer las ciudades.

Ponentes

Juan Enriquez
Es director general de Excel Venture Management. Miembro fundador del Celera Genomics Craig Center. Anteriormente fue director general de la Corporación de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México, presidente y CEO de Biotechonomy, una oficina de investigación sobre inversión que ayuda a financiar nuevas empresas de ciencias genómicas.

Carlos Bosch Giral
Doctor en Matemáticas por la Universidad Claude Bernard de Lyon, Francia. Es fundador y director de La Ciencia en tu Escuela. Carlos Bosch obtuvo el Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia en 1995 y el Premio TWNSO de la Academia Mexicana de Ciencias en 1998 por su trayectoria como divulgador y promotor de las matemáticas. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores y fundador de la Olimpiada de Matemática.

Jorge Linares
Doctor en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, profesor de tiempo completo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias. Es director del Programa Universitario de Bioética de la UNAM. Su investigación se concentra en los problemas éticos de la ciencia y la tecnología, la bioética contemporánea. Recibió el Premio Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en 2008 y el premio Nacional de Filosofía en 2007. Es autor de Ética y mundo tecnológico, UNAM y FCE, México 2008.

Nahum Mantra
Artista y músico multiinstrumentista que trabaja en la intersección del arte con la ciencia. Fue reconocido como líder espacial del año por la Federación Internacional de Astronáutica. Actualmente dirige la primera misión espacial con artistas mexicanos en Rusia, titulada La Gravedad de los Asuntos. Nahum es artista asociado de The Arts Catalyst (Londres) en donde dirige la serie de encuentros internacionales de exploración espacial alternativo KOSMICA.

Andrea Calderón Irazoque
Es egresada de la carrera de Física de la UNAM. Obtuvo el grado de maestría por la Universidad de Columbia en Nueva York en el programa Clima y Sociedad siendo becaria Fulbright y Conacyt. Durante su estancia en el extranjero colaboró en el grupo de trabajo de cambio climático de NASA GISS. Ha participado en proyectos de biocombustibles en el Instituto de Ingeniería de la UNAM y actualmente se desempeña como consultora en el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

Gerardo Suter
Artista visual que vincula la imagen fotográfica de gran formato con diversos medios, como la imagen cinemática, el sonido y el texto, utilizando la arquitectura como soporte final de su obra. Sus últimos proyectos son: DF penúltima región (Antiguo Colegio de San Ildefonso), Canto de obsidiana (Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca) y Equivalencias (Centro de las Artes de Nuevo León). Actualmente trabaja en la serie Observatorios, tres instalaciones que abordan la representación, percepción y mirada desde el campo de la imagen.

Ariel Waldman
Fundadora de Spacehack.org, miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y miembro de consejo externo de la NASA en el programa de conceptos innovadores avanzados. Ariel Waldman, quien dirige Science Hack Day International, es considerada una de las 50 personas con mayor influencia en Silicon Valley por la publicación Now Public.

Resultados
  • 9 ponentes
  • 300 asistentes
Aprendizajes
  • La comunidad científica se mostró interesada en colaborar más con los procesos de la comunidad artística y viceversa.
  • Es importante sectorizar bien los públicos y hacer una campaña de comunicación eficaz en universidades y distintas facultades para que llegue a los interesados.
  • La relación entre la ciencia y la creatividad siempre existirá y será de gran riqueza nutrir con distintas iteraciones y perspectivas cómo es que los dos ámbitos del conocimiento se nutren y hermanan en sus distintas prácticas.
  • Es importante pensar en materias o temas que vinculen ambas áreas del conocimiento