2017

Fortalecimiento de comunidades escolares

Replicabilidad Media
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

Actualmente el paradigma de combate a la violencia en escuelas de nivel básico es reactivo en lugar de preventivo; existe un proceso de reporte, canalización y seguimiento pero podría complementarse este esfuerzo incluyendo medidas de prevención.

¿Cómo cambiamos el paradigma del combate a la violencia hacia uno de la promoción de la paz y la cohesión comunitaria?

Historia

Este experimento es resultado del trabajo intersectorial del Seminario Ciencia de Datos para la Ciudad y el desarrollo tecnológico del desafío #1 “Educación para la Paz” de la convocatoria Código para la Ciudad de México 2017, el cual se declaró desierto.

La población infantil y adolescente siempre se ha identificado como uno de los sectores con mayor grado de vulnerabilidad y marginación, ya que su desarrollo está condicionado a las circunstancias económicas en que nacieron y al ambiente en que estos se desenvuelven. Esto se puede manifestar de diversas maneras e involucrar a distintos actores: la familia, la comunidad y la escuela, son los principales entornos donde este sector se desarrolla. No obstante, es en la escuela donde la mayoría de los niños y jóvenes pasan más tiempo bajo el cuidado de un adulto, es también ahí donde se fortalecen los valores de convivencia y potencializan sus habilidades sociales.

En las escuelas, la violencia puede presentarse entre todos los miembros de la comunidad escolar, popularmente denominada como bullying. El acoso escolar es la principal manifestación de violencia en los planteles educativos, México, ocupa el primer sitio a escala internacional en el número de casos de acoso escolar en el nivel secundaria. Según datos de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia del 2014, de un total de 4.22 millones de jóvenes entre 12 y 18 años que asisten a la escuelas, el 32.2 por ciento han sufrido o sufren acoso escolar y el 15.2 por ciento se encuadra en otro tipo de victimización, esto representa poco más de 2 millones de jóvenes.

El gobierno de la ciudad ha desarrollado esquemas de atención al bullying al interior de las escuelas a través del programa “Aprendiendo a Convivir” y mediante la campaña “Estás Viendo y No ves” ambas coordinadas por la Secretaría de Educación en colaboración con una red interinstitucional de otras de 12 dependencias y las 16 delegaciones. Adicionalmente, gracias a la Ley para la Promoción de la Convivencia Libre de Violencia en el Entorno Escolar, la Ciudad de México cuenta con un sistema electrónico de reporte de violencias, como bullying, discriminación en las escuelas y canalización de víctimas a las autoridades correspondientes, denominado Sistema de Información Localizada (SIL).

Desafío

La Ciudad de México, a través del SIL, cuenta con un proceso de reporte, canalización y seguimiento de casos de violencias en las escuelas. El sistema funciona únicamente como canalizador, es decir, si la violencia se trata de maltrato físico se transfiere a la Secretaría de Salud, si es un hecho ilícito entonces a Consejería Jurídica, etc. Existe una oportunidad para complementar este sistema con una estrategia de prevención de violencias, a través del desarrollo de una herramienta que permita hacer un diagnóstico de cohesión comunitaria y encontrar cuáles son las mejores estrategias de prevención de violencia. La cual afecta el desarrollo psicoafectivo y las relaciones sociales entre alumnos y personal académico.

Complementar el sistema de reporte de SIL con cohesión comunitaria es importante, ya que la cohesión es un proceso en el cual las personas de una comunidad alcanzan su máximo potencial. Dicho proceso es multifactorial y depende de distintos entornos, no obstante, existen encuestas y cuestionarios que nos permiten tener un diagnóstico de la cohesión comunitaria y violencias en entornos escolares. Con la información resultante, y aprovechando el músculo académico de las universidades, es posible hacer un análisis de datos que permita decidir cuáles son las mejores estrategias para promover la cohesión comunitaria y prevenir violencias.

Adicionalmente, en el contexto de la nueva Constitución de la Ciudad de México, el artículo 13 estipula la necesidad de fomentar calidad de la educación y promueve que la ciudad sea educadora y del conocimiento. Esto nos brinda una oportunidad para contribuir a ello a través de la promoción de cohesión comunitaria en entornos escolares.

Teoría de cambio

Si podemos desarrollar un sistema que pueda diagnosticar la cohesión comunitaria y utilizar esa información para encontrar estrategias que reduzcan la violencia en entornos escolares, entonces podremos complementar el SIL y promover un enfoque preventivo a la violencia.

Propuesta

Desarrollaremos una herramienta que mejore los mecanismos de reporte generados por el SIL para estudiantes, facilite la captura, visualización y análisis de datos a las autoridades y permita diagnosticar, compartir propuestas y experiencias de mejora de cohesión comunitaria entre instituciones escolares.

Ruta crítica del experimento:

1. Definición de hipótesis y problematización:

  • Como resultado de cuatro sesiones de trabajo, se decidió diseñar una herramienta que complemente el SIL con análisis de datos y un mecanismo de mejora de cohesión comunitaria.

2. Desarrollo prototipo de solución tecnológica:

  • Recopilación de datos del protocolo SIL
  • Digitalización de la encuesta para medir la cohesión comunitaria
  • Construcción del instrumento que capture, analice, informe y presente los resultados

3. Implementación herramienta:

  • Aplicación del instrumento en grupo piloto
  • Iteración de herramienta para mejora con base en pruebas de uso
  • Aplicación en población completa

4. Análisis de datos:

  • Minería de datos de los instrumentos sobre cohesión comunitaria y violencias
  • Estadística descriptiva
  • Estadística analítica
  • Métodos cuantitativos para identificar las dimensiones de cohesión comunitaria que inciden más en el entorno escolar
  • Correlación entre resultados de cohesión comunitaria y violencias con otras variables (e.g. nivel socioeconómico).

5. Evaluación resultados:

  • Análisis pre-post de base de datos de violencias en el entorno escolar y cohesión comunitaria.
  • Diseño de estrategias para reducir violencias basadas en resultados.
Resultados

El sistema de información que la mesa colaborativa iba a utilizar para aplicar el cuestionario sobre cohesión comunitaria, implementar estrategias que pudieran mejorarla y volver a alimentar el sistema con la información recabada, necesitaba una inversión económica para el desarrollo del programa.

La inversión iba a ser subsanada originalmente por la convocatoria CódigoCDMX, sin embargo, al no recibir propuestas que cumplieran con los requisitos, el reto se declaró desierto y la inversión buscó ser cubierta por la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Ciudad de México (SECITI), a través de una colaboración con el Laboratorio para la Ciudad.

Dada las elecciones locales en la ciudad y un cambio en la dirección de SECITI, el capital semilla para el proyecto fue cancelado y el proyecto no pudo continuar.

Aprendizajes

Si bien el proyecto no fue implementado, durante la definición del desafío y planteamiento del problema se presentaron los siguientes aprendizajes:

  • Faltó una definición clara del desafío y la solución desde el inicio, ya que la falta de claridad influyó en el bajo número de propuestas que se recibieron de CódigoCDMX.
  • Tener diferentes opciones de financiamiento dependiendo de los distintos escenarios que se podrían presentar.
Futuro

Encontrar recursos para la aplicación del proyecto.