Experimento

HackCDMX: Festival de Datos de la CDMX

Replicabilidad Alta
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

Diariamente, el gobierno, la sociedad civil y la academia generan datos, los cuales no necesariamente se aprovechan para mejorar la calidad de vida en la ciudad.

Ante este contexto, y ya que hasta el año 2013 el tema de datos abiertos no había sido abordado por un gobierno mexicano, ¿hay interés desde sociedad civil en trabajar con datos y proponer ideas para la ciudad?, ¿puede un festival de datos empezar a generar interés dentro y fuera de gobierno por el tema?, ¿puede esto también ayudar a generar una cultura de apertura y colaboración dentro de gobierno, así como articular una comunidad alrededor de la tecnología cívica y la utilización de datos para el bien común?, ¿generar espacios de encuentro entre servidores públicos y ciudadanos expertos puede ayudar a generar colaboraciones a futuro? ¿cómo sentar las bases para un tema nuevo y una conversación colectiva?

Historia

En la actualidad, existen actividades y eventos que ciudades alrededor del mundo han adoptado con una mayor frecuencia; uno de ellos son los hackatones, neologismo conformado por las palabras “hack” y “maratón”, el cual consiste en actividades en las que desarrolladores (o hackers cívicos) y personas de otras disciplinas se reúnen durante tiempos concentrados para generar ideas y soluciones de manera colaborativa.

Desde sus inicios, los hackatones se han propagado alrededor del mundo, explorando diferentes formatos y temas. También han suscitado críticas, ya que se cuestiona su verdadero potencial en generar soluciones viables, potentes y escalables en tiempos cortos.

Lo cierto es que – independientemente de los resultados finales – los hackatones pueden ser eventos que ayudan a articular comunidades alrededor de ciertos temas, especialmente cuando los ecosistemas alrededor de tecnología cívica y datos abiertos son aún incipiente.

Dado que en el 2013 el tema de datos abiertos no se había tocado por un gobierno local en México, y que apenas se empezaban a formar grupos, colectivos y empresas alrededor de la tecnología cívica, decidimos crear el primer festival de datos de la Ciudad de México.

A nivel internacional, la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA) surge en 2011 como una iniciativa internacional donde los gobiernos de 63 países miembros trabajan en conjunto con la sociedad civil para promover la participación ciudadana, incrementar la transparencia, combatir la corrupción, y usar la tecnología como habilitador de esta apertura.

La participación de México como miembro fundador, y copresidente de la AGA en 2015, dotaron de mayor relevancia la agenda de apertura gubernamental en el país, e imprimieron un énfasis especial a la utilización de formatos abiertos para la difusión de información pública.

Desafío

El gobierno de la Ciudad de México genera y gestiona una gran cantidad de datos ya que está integrado por 22 dependencias, 11 órganos desconcentrados, cuatro organismos autónomos y 16 delegaciones. Sin embargo, hasta el año 2013 estos datos no estaban disponibles a la ciudadanía –ni siquiera se compartían datos entre dependencias regularmente– y se desconocía si existía demanda ciudadana alrededor de los mismos.

Tampoco existía un precedente dentro de gobierno, y por ende había una falta de cultura, conocimiento y habilidades para llevar a cabo la tarea titánica de generar APIs y datos abiertos de calidad y bajo estándares internacionales. Las leyes no favorecían la apertura de datos —inclusive responsabilizaban al servidor público de la utilización de datos proporcionados por ellos— y existía una desconfianza importante entre servidores públicos de cómo harían uso los ciudadanos de la información.

Aunque las atribuciones de datos abiertos las tiene Oficialía Mayor, el Laboratorio para la Ciudad -cuyas atribuciones son de generar buenas prácticas- impulsó en un inicio que la CDMX fuera una de las ciudades pioneras en la conversación de datos abiertos en México, en un entorno en el que los actores relevantes a la apertura gubernamental se encontraban realizando esfuerzos desarticulados a falta de una definición homologada de la apertura. Como parte del trabajo de la Plataforma de Gobierno Abierto (PGA) en 2013 se decidió que uno de los cimientos importantes hacia una Ciudad Abierta era una estrategia de datos abiertos.

Se acordó que el LabCDMX sentaría las bases para la estrategia: crear las primeras APIs y ayudarle a las dependencias a abrir datos durante los primeros dos años; crear una página que funcionara como piloto y referencia para un portal permanente y oficial de datos abiertos que estaría en manos de Oficialía Mayor; fortalecer el ecosistema de tecnología cívica y coordinar esfuerzos encaminados a transformar el gobierno de la Ciudad de México en un sistema abierto capaz de diseñar soluciones más adecuadas a los problemas complejos de la ciudad, aprovechando el talento, la creatividad y el potencial innovador de los ciudadanos expertos.

Ante un ecosistema naciente alrededor de la utilización de datos abiertos públicos, se presentan grandes oportunidades para la realización de eventos que promuevan su utilización y explotación, y que al mismo tiempo generen una reflexión sobre los mejores formatos y estrategias para crear soluciones y análisis de valor público.

Propuesta

Al entender que para consolidar una cultura de transparencia no es suficiente la publicación de datos gubernamentales, el Laboratorio para la Ciudad desarrolló distintas estrategias para involucrar más cercanamente a los ciudadanos. Una de ellas es HackCDMX, plataforma de participación y colaboración entre ciudadanía y gobierno, donde dependencias del gobierno de la Ciudad de México abren una serie de conjuntos de datos y APIs que funcionan como materia prima para la identificación de soluciones digitales pensadas y generadas desde la ciudadanía.

De esta manera las APIs y los datasets recientemente creados pueden someterse al escrutinio público y masivo de manera inmediata, logrando vislumbrar la calidad como la relevancia de estos para la ciudadanía, y además crear un primer acercamiento entre funcionarios públicos de distintas dependencias y ciudadanos interesados.

Asimismo, dada la cantidad de información y oportunidades en el contexto de la Ciudad de México y partiendo del supuesto de que la apertura de datos gubernamentales no genera un verdadero impacto por sí sola, HackCDMX, surge como una primera aproximación a ideas y posibilidades; como una plataforma de encuentro, innovación cívica y de celebración del libre acceso a la información en la Ciudad de México con el objetivo de crear soluciones específicas a problemas y retos compartidos. Aprovechando el potencial creativo y tecnológico de sus ciudadanos con el fin de abordar las diferentes problemáticas de la megalópolis, transformándolas en oportunidades.

Además de los retos específicos y los premios a las mejores ideas, también cada Hack genera encuentros entre ciudadanos y funcionarios, así como pláticas y talleres para ambos grupos.

La primera edición de HackCDMX fue un evento de 45 horas con 600 participantes que desarrollaron estrategias, visualizaron y se apropiaron de la información generada por la ciudad.

La segunda edición de HackCDMX fue un maratón de 48 horas de programación y prototipado dividido en cuatro grandes retos de desarrollo y 8 talleres temáticos sobre disciplinas relacionadas al aprovechamiento de datos.

La Quinta Edición del Encuentro de Gobierno Abierto forma parte de los esfuerzos de Hack pues estuvo enfocada en la creación de capacidades alrededor de aquellos elementos prácticos que permiten diseñar, visualizar, materializar y potenciar los principios que guían la estrategia Ciudad Abierta. Esto por medio de dos talleres que permitieron explorar prácticamente el potencial de los datos para crear valor público.

Para la tercera edición de Hack, el Laboratorio para la Ciudad, en colaboración con el Sistema de Movilidad 1, Metrobús, AXA Seguros y Sin Tráfico puso sobre la mesa datos recopilados por una empresa, lo cual significa un hecho inédito en la donación de datos privados en beneficio de los ciudadanos para temas de seguridad vial y movilidad.

Teoría de cambio

Una cultura de apertura solamente puede ser consolidada al hacer visible la utilidad de los datos tanto al interior de gobierno como entre la ciudadanía. Un festival de datos ayuda a enfatizar esta utilidad mediante la creación ciudadana de ideas y posibles soluciones digitales generadas a partir de datos abiertos.

El cambio sistémico hacia la apertura se da por cambios culturales y estructurales que se detectan gracias al intercambio de conocimiento entre dependencias de gobierno y un ecosistema fortalecido. Es difícil que nuevos tipos de relaciones sociales se propaguen y nuevos enfoques florezcan sin cambios culturales. Sin cambios de estructuras -físicas o normativas- los cambios culturales no tienen soporte. Para que estos cambios sean permanentes deben ser endógenos y darse paralelamente, es decir, los accionadores mismos deben proponerlos e irlos construyendo gradualmente.

Por esto el intercambio de conocimiento está en el centro de la teoría de cambio de este experimento; es éste el que permite hacer un diagnóstico completo sobre qué cambios culturales y qué cambios estructurales son pertinentes. Por ejemplo, comenzando con ejercicios de innovación cívica con la comunidad de jóvenes hackers, se generan aprendizajes que permiten identificar los elementos de una propuesta normativa y herramientas tecnológicas adecuadas para atender retos urbanos.

Resultados

HackDF 1.0:

  • 9,957 MB de información en los conjuntos de datos y API del Laboratorio de Datos.
  • 6,847 registros del API en el módulo de geolocalización.
  • 1076 m2 de superficie de trabajo.
  • 13 entidades de gobierno participantes.
  • 600 registrados.
  • 300 participantes en el App Challenge.
  • 100 participantes en 5 talleres.
  • 52 proyectos de aplicaciones cívicas registrados.
  • 45 horas de maratón de programación.
  • 32 conjuntos de datos y herramientas digitales aportados por las entidades participantes,
  • disponibles en el Laboratorio de Datos.
  • 35 mentores y 10 miembros del jurado.
  • Asistencia récord a un evento de este tipo.

HackCDMX 2.0:

  • 72 conjuntos de datos liberados.
  • 8 servicios web liberados.
  • 29 entidades gubernamentales participantes.
  • 4 retos: Aplicaciones Cívicas, Soluciones para la Ciudad, Visualización de Datos y Hardware
  • e Infraestructura Urbana.
  • 8 talleres temáticos: Cartografía en la Web, Expedición de Datos, Data Intervention
  • Challenge, Cifras que se Convierten en Historias, Ecosistemas Creativos en las Ciudades,
  • Emprendiendo con Sentido Innovador y Social, Editatón Wikipedia Viaja en Metro y Mis
  • Finanzas: Una Radiografía de mí para tu Negocio.
  • 441 ciudadanos participantes (294 en retos, 147 en talleres).
  • 102 grupos participantes.
  • 46 soluciones desarrolladas (19 móviles-web, 14 móviles, 8 web, 2 de hardware y 3 de
  • visualización).
  • 6 equipos ganadores.
  • 103 mentores (57 de gobierno y 46 de organizaciones no gubernamentales)

Tras este y otros esfuerzos de promoción de las estrategias de gobierno abierto, la Ciudad de México creó en diciembre del 2012, bajo la coordinación de la Dirección General de Gobernabilidad de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (DGGTIC) de la Oficialía Mayor, el primer repositorio de datos abiertos de la capital del país. Actualmente, este repositorio alberga 610 conjuntos de datos en formatos abiertos.

HackCDMX: Donadores de datos:

  • Se recibieron 41 propuestas (12 para el reto de visualización de datos, 7 de políticas públicas, 10 de intervenciones cívico-culturales y 12 de prototipos de solución).
  • 1 propuesta ganadora por reto:
    • Reto 1: Tablero interactivo por Manlio Rolón Téllez
    • Reto 2: Atención a ciclistas atropellados por Viridiana Lizbeth Rodríguez Luna y Denise Aline Ramírez Campos.
    • Reto 3: CAMINA por Luz Yazmin Viramontes Fabela.
    • Reto 4: Predicción del tiempo esperado de recorrido en la Línea 1 del Metrobús de la CDMX por Raquel Yunoen Badillo Salas y Juan Javier Santos Ochoa.
Aprendizajes

Existe un gran potencial creativo en la Ciudad de México. Al abrir oportunidades de cooperación entre la ciudadanía y el gobierno, se obtienen herramientas, ideas, propuestas y prototipos útiles para lograr un gobierno abierto.

Los hackatones no son el formato óptimo para generar soluciones utilizables y escalables, pero sí para generar comunidad, acercar a gobierno y sociedad civil, verificar calidad y relevancia de datasets y APIs nuevas, así como un primer acercamiento a posibles soluciones para retos urbanos.

Los hackatones impulsados desde el Laboratorio tuvieron impacto en un momento específico al inicio de las conversaciones sobre apertura gubernamental en la Ciudad de México. Ya conformado un ecosistema y otros métodos más sustentables y potentes para incubar ideas ciudadanas, probablemente, su impacto tiende a tener rendimientos marginales decrecientes entre un ecosistema profesionalizado y la existencia de hackatones creados por universidades, compañías y organizaciones civiles – muchos de ellos inspirados por las nutridas convocatorias de HackCDMX, y apoyados por el equipo del LabCDMX como asesores, talleristas y mentores. Por lo mismo, desde su tercera edición se redimensionaron los esfuerzos alrededor de HackCDMX.De los principales aprendizajes destacan:

  • No enfocarse únicamente en realizar hackatones, sino en la realización de un festival de datos que promueva y haga visible los múltiples beneficios de los datos abiertos.
  • Ofrecer talleres de temáticas similares a los retos que se plantean en el festival de datos con el fin de ampliar la discusión, así como el público y sus habilidades.
  • Proponer retos que vayan más allá de las aplicaciones cívicas y que busquen soluciones en infraestructura urbana y en visualización de datos. Esto ayuda a pensar los datos desde distintas perspectivas y disciplinas como el diseño, el arte y la ingeniería.
  • Entregar premios a los ganadores de los retos para incitar y gratificar la participación así como impulsar la calidad de los resultados.
  • Tener una amplia red de mentores, expertos en temas diversos, que ayude a consolidar proyectos interesantes y benéficos para la ciudad.
  • Utilizar espacios abandonados como sede ayuda a activar distintas zonas de la ciudad, así como a rescatar espacios que podrían estar deteriorándose en el tejido urbano.
  • Eventos de este tipo -inaugurados por el jefe de gobierno- ayudan a subrayar la importancia del tema dentro de las dependencias de gobierno y crear incentivos para la apertura.
  • Cuando el ecosistema de actores relevantes no está del todo articulado, este tipo de eventos puede funcionar como un gran lugar de encuentro entre diferentes comunidades que no colaboran a menudo pero que tienen intereses comunes. En el caso de HackCDMX se prestó especial atención en involucrar a expertos en tecnología, analistas de datos, diseñadores, artistas, especialistas en temas específicos (e.g. movilidad) y funcionarios públicos, así como involucrar a las fundaciones y a los actores principales de transparencia y gobierno abierto de la CDMX.
  • Los Hackatones tienen su momento y su relevancia en crear comunidades, momentum y buenas prácticas, pero no son la panacea ni la mejor metodología para incubar soluciones potentes y sustentables.
  • Nos dió certeza que sí existe demanda por datos abiertos y la voluntad de ciudadanos por ayudar a resolver retos urbanos.
Futuro

HackCDMX fungió como un detonador de colaboración entre la ciudadanía y el gobierno en haciendo posible la mejora en la provisión de servicios de gobierno a través de soluciones tecnológicas abiertas propuestas desde el ciudadano. En un entorno en donde la apertura de datos se encontraba en sus etapas iniciales, se hizo evidente la importancia de abrir los datos por demanda fortaleciendo el uso de datos abiertos por parte de la ciudadanía.

Generando un ecosistema de innovación cívica en donde se reconoce, articula y aprovecha el talento ciudadano en favor de la construcción de una mejor ciudad. Este experimento sentó las bases para este tipo de colaboraciones, haciendo evidente que la experiencia, talento y creatividad ciudadanos tienen gran potencial y por lo tanto, deben seguir siendo incentivadas y aprovechadas.

Aliados

HackDF 1.0
Mentores

Jurado

Talleristas

HackCDMX 2.0
Mentores gobierno

Mentores empresas y ONG’s

HackCDMX 3.0

Jurados

  • Jonathan González
  • Céline Jacquin
  • Víctor Barrera Núñez
  • Clara Vadillo
  • Ruth Pérez
  • Daniela Zepeda
  • Jim Mayerstein
  • Erik Ehecatl Cisneros
  • Constanza Jimena Delón Córdoba
  • Sebastián Hiernaux
  • Diego Algara
  • Jesús Ramos
  • Jorge Noricumbo