Experimento 2015

Assemble: Activación Subterránea

Replicabilidad Muy alta
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Qué harían los niños si pudieran construir lugares que fomenten el juego en espacios poco convencionales?

Historia

El Laboratorio para la Ciudad se ha dado ca la tarea de identificar diversos tipos de perfiles acorde a las áreas de interés e investigación propias, con el objetivo de generar lazos de colaboración e intercambio de buenas prácticas.

El primer proyecto de Ciudad Lúdica desplegó una serie de talleres para fomentar el pensamiento crítico y la creatividad en entornos de aprendizaje no formales a través de dinámicas lúdicas que giraban en torno a temas de narrativas urbanas, pensamiento sistémico, resiliencia y ciudadanía. En el proceso de desarrollar las dinámicas y metodologías, uno de los principales hallazgos fue la necesidad de otorgar autonomía y libertad a la manera en que los niños[1][1] A lo largo del texto, 'niños' incluirá a niños, niñas y niñez. dirigen las actividades, siempre dentro de un marco de referencia conceptual pero permitiendo la espontaneidad y curiosidad de los niños para tomar las riendas del juego.

El colectivo Assemble —ganadores del premio Turner Prize en 2015— representó el aliado internacional ideal con quien generar un proceso de intercambio de buenas prácticas. Assemble se ha destacado por generar proyectos que involucran a la infancia en la toma de decisiones de su entorno inmediato a través de experiencias lúdico-urbanas que se despliegan en espacio público, museos y entornos naturales. Ahí los participantes aprenden a organizarse en comunidad, a cooperar, a cuidarse los unos a los otros mientras desarrollan empatía y responsabilidad con su entorno, lo cual a futuro se traduce en una mayor responsabilidad ciudadana.

Desafío

Un taller para niños siempre se ve igual: una mesa con papeles de colores, pegamento y plumones, un adulto sentado les explica qué hacer hasta que se llevan un dibujo a casa. Es una fórmula probada y responde a un modelo estándar de aprendizaje en el que los pequeños aprenden y el adulto imparte el conocimiento. El desafío es descartar esa fórmula para desarrollar metodologías y herramientas alternativas que realmente impulsen la curiosidad, apoyen el proceso de generar ideas y prototipos para mejorar su entorno. Fomentar el juego libre se presentaba como un gran reto a superar.

Propuesta

Invitar a Amica Dall, socia fundadora del colectivo Assemble, a codiseñar un primer taller en torno a las posibilidades del juego como herramienta de aprendizaje y potencializador de creatividad y pensamiento crítico. Con el objetivo de generar espacios para compartir conocimiento no sólo hacia adentro del Laboratorio para la Ciudad, sino con la ciudadanía, se propuso que se generaran tres puntos de encuentro con la invitada internacional:

  1. Sesión de Azotea. Denominada “El juego en los procesos de Assemble”, se trató de una conferencia abierta al público general pero dirigida a especialistas en temas urbanos (sociólogos, urbanistas, arquitectos, antropólogos, etcétera). Amica Dall presentó proyectos que involucran dinámicas y actividades con niños y jóvenes, así como la manera en que involucran al juego en sus procesos de trabajo y resultados.
  2. Jornada de trabajo, desarrollo de taller exploratorio. Se trabajó a distancia, los detalles de las dinámicas que se implementarían en el taller exploratorio, teniendo como objetivo promover el juego libre de los niños en espacios no convencionales, pero se contempla un día entero para juntar al equipo Assemble con el Laboratorio para la Ciudad, realizar una visita de sitio, comprar materiales a utilizar y formalizar dinámicas y tiempos para la implementación del taller exploratorio.
  3. Taller exploratorio. El sábado 13 y domingo 14 de febrero de 2016 se llevaron a cabo los primeros dos talleres exploratorios.

Los talleres exploratorios se realizaron en los túneles de la estación Mixcoac del metro (donde actualmente se encuentra el Museo del Metro) de la Ciudad de México, espacios diseñados para transitar de un punto A a un punto B. La particularidad del metro de la CDMX es que los usuarios se han apropiado tanto de estos espacios que ahora resguardan diversas actividades ajenas al mismo. Algunos ejemplos son: realizar la tarea con ayuda de la familia y que se considere tiempo de calidad, esperar más de 20 minutos a algún familiar para ir a casa juntos, etcétera. Debido a estas particularidades hemos decidido utilizar el metro como un espacio de inspiración y adaptabilidad urbana para poder incentivar la creatividad y el pensamiento crítico en los niños y jóvenes.

Teoría de Cambio

Si se genera un formato replicable de taller que pueda aparecer y desaparecer en espacios públicos y no formales de aprendizaje —que permita flexibilidad, libertad y empoderamiento a los participantes para modificar su entorno inmediato— será posible:

  1. Fomentar procesos creativos a través de metodologías lúdicas.
  2. Analizar el entendimiento de niños y jóvenes acerca su entorno y ciudad.
  3. Comparar las reacciones de la niñez cuando se enfrentan a este tipo de experiencias de aprendizaje lúdico en un contexto inesperado, es decir, fuera del marco escolar.
Resultados

  • El taller insertado en la estación Mixcoac del metro demostró ser el más exitoso en la medida en que fue más disruptivo y atrayente para las personas; al encontrarse en un espacio donde usualmente no hay cabida para otras actividades (como las de carácter lúdico), los pasajeros se detuvieron y prestaron más atención a las actividades del taller.
  • Debido a que compitió con diversas actividades informales, el taller realizado en parque de Santa María la Rivera tuvo un menor impacto en los transeúntes. Entre las razones de esto se encuentra que el parque es un espacio en el que regularmente suceden talleres, juegos, etcétera.
  • Existe una preocupación latente por parte de madres y padres respecto al deterioro de las experiencias lúdicas en entornos urbanos. Por ende, se percibe poco interés en cambiar la situación con otros juegos o llevando a los niños a espacios abiertos o verdes.

Numeralia

2 talleres

  • Estación Mixcoac del metro
  • Alameda Santa María la Rivera

1 sesión de azotea

1 taller con equipo Laboratorio para la Ciudad

Aprendizajes
  • Trasladar objetos comunes o urbanos a un contexto de juego activa la imaginación y experimentación innata en los niños.
  • La selección de los objetos catalizadores en el periodo de tiempo que estará el taller puede determinar las interacciones entre niños.
  • Es importante explicar a los padres que para que los niños se expresen realmente ellos no deben intervenir en el juego.
Futuro

Mejorar el taller y difundirlo como herramienta de activación espacial que dependiendo de los objetos catalizadores puede enfocarse a diversos temas.