Experimento

Plataforma Ciudad Propuesta

Replicabilidad Alta
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

El derecho a la ciudad también debe de ser el derecho para imaginar la ciudad desde sus barrios.

¿Podemos desarrollar una plataforma que contribuya de manera integral a fortalecer los programas de presupuesto participativo con este fin? ¿Puede una plataforma contribuir a la legibilidad, visualizar mejor las propuestas ciudadanas, instigar la imaginación, articular talento y facilitar el contagio de ideas?

Fase 1- Mejora tu Barrio- además:

¿Cómo se cuenta mejor un programa participativo  y de desarrollo, con una narrativa visual y escrita más potente, ciudadana y vecinal? ¿Puede una plataforma que albergue visualizaciones de datos agregar a legibilidad de programas participativos, tanto para los ciudadanos como para los tomadores de decisiones?

¿Se puede generar un contagio de ideas visibilizando las voces ciudadanas que han aprovechado estos programas para realmente revitalizar sus comunidades, inspirar a otros con lo que potencialmente se puede alcanzar a través de estos?

Historia

En la década de 1980, en Porto Alegre, Brasil, surgió el primer presupuesto participativo. Este mecanismo permitió a la ciudadanía decidir cómo asignar parte del presupuesto público, lo que constituyó una evolución importante hacia una democracia más directa. Esta se ha convertido en la política pública más replicada en tiempos modernos (Véase Nelson Dias (2014)). Los Presupuestos Participativos (PP) se han adoptado en más de mil 500 ciudades, municipios y distintos niveles de gobierno e instituciones. Esta política se ha ha diseminado también en los cinco continentes y en una gran diversidad de escenarios.

Los PP constituyen una serie de principios, que ha viajado a nivel global pero sólo existe en en su expresión local. El diseño, la implementación, recursos y alcances específicos en cada territorio pueden llegar a ser sustancialmente distintos. Estos se despliegan en sitios con condiciones, historias y visiones distintas también de lo que los presupuestos participativos deben o pueden hacer. Los resultados y experiencias también han sido por esta razón muy diversas.

El énfasis, abordaje e interpretación de los PP es algunos casos es el de un canal de democracia directa mientras que en otros son más parte de un nuevo modelo de gestión pública. Por otro lado, también se reconocen como un instrumento de desarrollo. Este último caso es donde probablemente yace el mayor potencial de estos; a través de la participación, pueden detonar desarrollo, la revitalización comunitaria y la regeneración urbana. En esta última lectura, sin embargo, es donde también no ha se elucidado suficientemente el potencial y efecto multiplicador de los PP para transformar las ciudades desde su gente.

En la Ciudad de México existen dos grandes programas con estructura de presupuesto Participativo: el Programa de Mejoramiento Barrial y el Programa de Presupuesto Participativo (Véase Artículo 1 Artículo 2 Publicación 1 Publicación 2 Publicación 3). Antes de estos hubo otras experiencias que no se mantuvieron en el tiempo. Los PP también surgen en una evolución histórica de avances democráticos y de participación de la ciudad que se detonaron desde hace poco más décadas.

Sobre todo, el sismo de 1985 fue catalizador importante de la participación ciudadana en la ciudad y desde entonces se han tenido avances importantes que van desde las primeras elecciones para jefe de gobierno hasta los presupuestos participativos, la aprobación de la reforma política y contar con su primera constitución.

En 2018, Mejoramiento Barrial (MB) y Presupuesto Participativo (PPP) cuentan con un presupuesto combinado de más de mil millones de pesos y la capacidad de financiar más de 2 mil proyectos. Es decir, ambos representan una oportunidad sin precedentes para revitalizar la ciudad, sus colonias y barrios. En un periodo de cinco años sería posible fondear por ejemplo 10 mil proyectos propuestos por ciudadanos para la ciudad, sus territorios y comunidades. Esto representa posibilidades importantes para impulsar el desarrollo, la cohesión comunitaria, la sostenibilidad y resiliencia, reinventar, corregir y remediar.

Actualmente, Mejoramiento Barrial puede fondear hasta 200 proyectos anuales mientras que PPP alrededor de 1800 o uno por colonia electoral. El presupuesto de MB es de 200 millones de pesos mientras que de PP es de 927 millones de pesos. El presupuesto de MB es de la Ciudad de México y el programa es gestionado por la Secretaría de Desarrollo Social de la ciudad. Los recursos del PPP provienen de las delegaciones (demarcaciones) de la ciudad y son el equivalente al 3 por ciento del presupuesto de estas.

Las delegaciones tienen la facultad de dictaminar la viabilidad de las propuestas y ejecutar las ganadoras. El Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) es el encargado de gestionar el programa y la consulta ciudadana del presupuesto. Mejoramiento Barrial puede fondear proyectos nuevos hasta por 600 mil pesos y hasta un millón de pesos para los de continuidad por un periodo de cinco años.

En PP los montos máximos están determinados por el 3 por ciento del presupuesto de la delegación el cual se divide de manera igualitaria en el número de colonias de esta. Estas dos condiciones generan que los montos asignados por colonia varíen por ejemplo de 260 mil pesos en barrios de la delegación Álvaro Obregón y más de dos millones de pesos por barrio en Milpa Alta.

Esto es porque el 3 por ciento del presupuesto de Álvaro Obregón es de aproximadamente 65 millones de pesos y se divide entre 249 colonias, mientras que Milpa Alta el 3 por ciento de su presupuesto es de de aproximadamente 31 millones pero se divide entre sólo 12 barrios. En MB también es posible fondear más de un proyecto por barrio durante el mismo año, mientras que en el PPP sólo es posible fondear un proyecto por colonia electoral al año.

MB tiene también un énfasis en las zonas de media a alta marginación o de índice de desarrollo social medio y bajo y en el PP este no es el caso, no existe en este enfoque por grado de desarrollo. En ambos programas los ciudadanos pueden proponer proyectos pero en el caso de mejoramiento barrial ellos reciben los recursos para implementarlos cuando son seleccionados y en el PPP es la delegación quien desarrolla los proyectos. En Mejoramiento Barrial no hay votaciones es un comité mixto quien selecciona cuales los proyectos que se fondean.

En PP primero las autoridades delegacionales determinan a través de un comité dictaminador la viabilidad de las propuestas y aquellas que se consideran viables son votadas por ciudadanos de los barrios a los que corresponden los proyectos. Mejoramiento Barrial es, sobre todo, un programa participativo de desarrollo con estructura de presupuesto participativo mientras que el PPP tiene más un enfoque de democracia participativa y directa.

Fase 1- Historia del Programa de Mejoramiento Barrial y Comunitario

El Programa de Mejoramiento Barrial y Comunitario se lanzó en 2007 como un programa público del entonces Distrito Federal pero impulsado por movimientos sociales y organizaciones civiles. Toma como referente experiencias anteriores participativas en sociedad civil pero también en gobierno como el Programa de Rescate de Unidades Habitacionales de Interés Social.

El programa surge de demandas ciudadanas de contar con este tipo de instrumentos y fue posible gracias a que la ciudad contaba con una sociedad civil fuerte, la cual se había consolidado sobre todo en los últimos 20 años desde los años 80. Ésta participó también en colaboración con el gobierno de la ciudad en el diseño del programa lo que hace de este un programa con un ADN ciudadano desde sus orígenes así como en sus distintas aristas.

MB es un programa de desarrollo desde lo participativo. A través de éste, los habitantes pueden proponer y desarrollar proyectos. Las comunidades reciben los fondos directamente para los proyectos seleccionados lo que hace de este un verdadero medio de acción ciudadana que facilita que ellas mismas sean quienes hagan realidad su visión. Es un ciclo completo de revitalización desde la gente que vive la ciudad; de la imaginación a la creación.

Fue también de los primeros mecanismos con el esquema de presupuesto participativo de la ciudad pero con un énfasis de desarrollo. Está especialmente dirigido a las zonas de la ciudad que presentan mayores desafíos en términos de desarrollo pero, sobre todo, donde yacen las grandes oportunidades. Estas son colonias y barrios clasificados en grados de marginación medio, alto y muy alto o como de grado bajo o medio de desarrollo social. El programa impulsa la justicia social y territorial.

Mejoramiento Barrial ha financiado la implementación de proyectos como centros comunitarios, foros al aire libre, auditorios, salones de usos múltiples, entre otros que fortalecen lo comunitario. Entre 2007 y 2017 se presentaron 6 mil 575 proyectos a concurso, se aprobaron mil 710 y se invirtieron más de mil millones 109 mil pesos en estos barrios. El presupuesto fue de 110 millones de pesos para el ejercicio 2017, con el que aprobaron hasta un máximo de 200 proyectos. Los montos por propuesta son de hasta 600 mil pesos para las nuevas y un millón de pesos para proyectos de continuidad (hasta por cinco años).

El proceso de selección es a través de un comité mixto. Mejoramiento Barrial ha recibido reconocimientos internacionales. La Secretaría de Desarrollo Social de la CDMX es la encargada de gestionar el programa. El programa ha recibido distintos reconocimientos internacionales y constituye uno de los instrumentos más potentes de desarrollo participativo de la ciudad y sus barrios. A pesar de su éxito, el programa, como muchos programas de presupuesto participativo, enfrenta retos y todavía hay oportunidades por capitalizar.

Desafío

A pesar de ser una política pública altamente replicada y los principios de presupuesto participativo son deseables, en más de un caso diseños e implementaciones inadecuadas han llevado a no alcanzar los beneficios esperados. A veces también se reproducen malas prácticas ya existentes que inclusive van en detrimento de los objetivos más fundamentales de los PP. En algunos escenarios, la participación ha sido baja y por esta y otras razones se han cancelado.

Los Presupuestos Participativos requieren de herramientas potentes que contribuyan a liberar su verdadero potencial. Es necesario avanzar la noción de mera participación ciudadana hacia la regeneración urbana y revitalización comunitaria participativa. En este sentido, no es levantar la mano, sino generar cambio al levantar la mano. Implica también hacer de estos procesos y mecanismos para corregir y remediar, para promover la cohesión comunitaria y el desarrollo. Los PP carecen también de instrumentos y matices en su diseño para que sean también realmente catalizadores del derecho a la ciudad.

A pesar que distintas plataformas se han desarrollado alrededor del mundo para los PP, ninguna ha logrado realmente hacer frente a la diversidad de desafíos y sobretodo capitalizar las oportunidades que estos presentan. En el caso de la Ciudad de México, no existen plataformas que contribuyan a enfrentar los distintos retos, materializar las posibilidades e impulsar los programas de una manera de una manera integral y potente. También, para que sean canales para promover el derecho a la ciudad, la regeneración urbana y la revitalización de las comunidades desde sus ciudadanos. Además, es necesario desarrollar e implementar plataformas que contribuyan a la transparencia y legibilidad de los programas, para que incentiven buenas prácticas y debida diligencia en sus procesos.

Específicamente en el Programa de Mejoramiento Barrial- Fase 1 del proyecto

  • Sólo se dan a conocer las propuestas seleccionadas a través de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, en texto y listado. Esto inhibe tener un conocimiento y entendimiento más claro y tangible de las presupuestas. También puede inhibir la debida diligencia en el proceso de selección; es poco costoso seleccionar mal cuando no se ve lo que se está seleccionando. Las ideas no seleccionadas también se diluyen, no es posible saber de estas, avanzarlas y aprender de ellas.
  • No hay mecanismos articulados, potentes y abiertos para recibir insumos ciudadanos, comentarios o sugerencias que pudieran nutrir las propuestas. Tampoco existen canales para que las ideas ciudadanas puedan recibir insumos de expertos de manera potente y abierta, para que se articule el talento, ideas y habilidades.
  • No existen mecanismos que faciliten el contagio de ideas y transferencia de habilidades dentro y entre barrios, ya que una buena idea en un barrio difícilmente se conoce en otro barrio o, inclusive en el mismo. No es fácil tampoco distinguir una propuesta de bajo impacto frente a otra de alto impacto o una buena idea de una mala porque no se visualizan en mismo plano, una al lado de la otra.
  • A pesar de la contribución importante en términos de los proyectos que fondea, una tercera parte de los proyectos financiados por el programa son de imagen urbana, como por ejemplo de pintado fachadas. Si bien estos contribuyen a los barrios, otros como huertos urbanos, foros y centros comunitarios, que potencialmente pueden generar más valor comunitario y público, representan un porcentaje menor del total. Al no visualizarse fácilmente otras propuestas como estas es difícil ver que hay otras posibilidades.
  • La información del programa se presenta en una página poco atractiva visualmente, sólo en texto y se cuenta con una tesitura institucional. No transmite su naturaleza barrial, vecinal y comunitaria. Esto puede desincentivar la participación e inhibe también entender las verdaderas posibilidades del programa y comunicar su naturaleza barrial, vecinal.
  • Los datos del programa se encuentran sólo en gacetas oficiales, poco legibles y con atractivo nulo. Si un ciudadano quiere saber, por ejemplo, el número y tipo de proyectos financiados históricamente, tendría que saber primero que la información se encuentra en la Gaceta Oficial de la CDMX y después se encontraría sólo con tablas de datos.
  • Los proyectos seleccionados se dan a conocer sólo en un listado a través de la Gaceta Oficial de la CDMX. La información se presenta por proyecto y no se indica cuántos proyectos o los montos totales otorgados por colonia o barrio. Esto evita tener entendimiento y visión de la distribución espacial de proyectos financiados.
  • Los casos exitosos —aunque han sido documentados— están dispersos y contados desde una perspectiva institucional. Tampoco están albergados en un sólo sitio y son difíciles de encontrar. No conocer estos casos evita que otros se contagien de sus ideas y se inspiren.
Propuesta

Desarrollar nuevos procesos institucionales y crear una plataforma digital que facilite, a través de una herramienta robusta, compartir y presentar las propuestas a los programas participativos. Además, que las transmita no sólo a través de texto, sino también imágenes y videos. También que permita que sean comentadas por ciudadanos así como profesionales de disciplinas como arquitectura, diseño, urbanismo, sociología entre otras.

Que facilite además que asesores urbanos puedan también contribuir a ayudar a visualizar las ideas ciudadanas. También que contribuya al contagio de ideas dentro y entre barrios, a la transferencia de habilidades e ideas. Al mismo tiempo que haga de este un programa más legible, transparente y abierto que incentive debida diligencia.

Además y específicamente para el programa de mejoramiento barrial Fase 1 del experimento:

  • Desarrollar una nueva narrativa visual y de texto más potente que transmita la naturaleza barrial, vecinal y comunitaria del programa. Contar mejor el programa, sobre todo, subrayando la oportunidad que éste tiene para reinventar y revitalizar los barrios de la ciudad.
  • Generar visualizaciones gráficas de los datos del programa que se encuentran dispersos en gacetas, que permitan entender de una manera más atractiva, fácil y accesible el comportamiento del programa. Contribuir a la legibilidad, transparencia y del programa, a través de la generación de gráficos y mapas.
  • También, documentar los casos exitosos de Mejoramiento Barrial que eluciden lo que potencialmente se puede alcanzar y que sirvan de inspiración a otros barrios y colonias para incentivar presentar proyectos de mayor impacto. Generar documentación audiovisual en un formato atractivo, que resalte la naturaleza ciudadana y barrial del programa.
  • Integrar en la plataforma y en un mismo lugar esta nueva narrativa, visualizaciones de datos y casos exitosos. Además, que sea un repositorio de documentos relevantes al programa como formatos de presentación de proyectos, leyes como la de mejoramiento barrial y la de participación ciudadana y otros que puedan ayudar al ciudadano a presentar propuestas de regeneración urbana.
Teoria de Cambio

Si se crea una plataforma que facilite compartir propuestas en un mapa, a través de imágenes y videos, se contribuirá a verlas y entenderlas mejor. Si se contribuye a la visualización de propuestas a través del territorio se contribuirá al contagio de ideas dentro y entre barrios. Si se visualizan mejores ideas y se evidencian las malas se contribuirá a reducir estas últimas.

Si, además, se pueden comentar por ciudadanos y expertos, se impulsará la articulación de talento, llevando también a tener mejores ideas. Si las propuestas permanecen aunque no sean seleccionadas, estas no se diluyen, se crea un acervo de ideas que pueden servir de aprendizaje y base para otras en el futuro. Además, podrían encontrar implementación y financiamiento por otras vías.

Si la plataforma mejora la visualización de las propuestas no seleccionadas, se contribuye a la transparencia y legibilidad, se incentiva además la debida diligencia en el proceso. Esto a su vez reduce la posibilidad de que propuestas de bajo impacto se aprueben mientras que las de alto impacto se rechacen. Si esto sucede, aumenta la posibilidad de generar mayor impacto a través de los programas.

Si generamos una narrativa visual y escrita más potente que la existente será posible entender mejor lo que realmente representa el programa. Si desarrollamos visualizaciones de datos, en lugar de tener datos dispersos y no gráficos en gacetas, se hará el programa más legible tanto para ciudadanos como para tomadores de decisiones.Si documentamos los casos exitosos donde habitantes han logrado revitalizar sus comunidades gracias al programa, se elucidará lo que potencialmente se puede hacer con el programa y, eventualmente podrá inspirar a otros.

Si todo esto se alberga en un sitio web contribuirá a tener un mejor entendimiento del programa, podrá impulsa también en el futuro la participación y mejor participación en favor de la revitalización y regeneración barrial en la ciudad. Esto, sin embargo es algo que se tendrá todavía que evaluar y monitorear hacia adelante.

Si rediseñamos los procesos institucionales alrededor de la plataforma podemos fortalecer los vínculos institucionales con los ciudadanos, y otorgar mejores herramientas creativas y democráticas, independientemente de la brecha digital.

Fase del Experimento

Fase 1, Mejoramiento Barrial Implementación Piloto Finalizada.

La Fase 1 de este ejercicio se llevó a cabo en el Programa de Mejoramiento de Barrial y Comunitario. Esto se desarrolló a través de una colaboración entre la Secretaría de Desarrollo Social y el Laboratorio para la Ciudad. A través de un acercamiento y una serie de reuniones se identificó este programa como un espacio de oportunidad en el cual se podría trabajar conjuntamente para fortalecerlo. Esto también derivado del trabajo previo y primeras aproximaciones al desarrollo de soluciones del LabCDMX para presupuestos participativos.

A partir del establecimiento de la colaboración se identificaron los distintos desafíos del programa y se afino la solución a desplegar. La plataforma se desarrolló también con la colaboración de Kit Urbano con quien se adaptó una tecnología ya existente para reportes-quejas ciudadanas al concepto desarrollado por el Lab de la Plataforma Ciudad Propuesta para propuestas de presupuestos participativos.

Se determinó también que era importante que la implementación de la plataforma una vez desarrollada se hiciera de manera piloto en una delegación para lo cual se seleccionó para este primer abordaje la delegación Cuauhtémoc tanto porque el flujo de proyectos era un número manejable en esta fase piloto, había suficiente diversidad socioeconómica, era un territorio compacto y porque la centricidad también de esta delegación hacía de este un ejercicio más fácil de ejecutar en esta fase.

Una parte fundamental de la implementación fue también que, reconociendo la brecha digital pero no condicionando el ejercicio a esto, se contará con equipos de cómputo con Internet y personal de Sedeso- promotores- apoyaran a los promoventes en la carga de propuestas en la plataforma.

La plataforma se empezó a desarrollar conceptualmente desde finales de 2015 como una herramienta para presupuestos participativos. En 2016 se estableció la colaboración con Sedeso y un año más tarde se desarrolló la plataforma en su versión Mejora tu Barrio. En ese mismo año se implementó de manera piloto en la delegación Cuauhtémoc para la convocatoria del programa 2017 con los siguientes resultados:

Resultados

Se desarrolló la Plataforma Ciudad Propuesta en su versión Mejora tu Barrio. Esta logró subsanar los distintos desafíos identificados así como probar el valor generado a través de la herramienta. Se dio, a través de esta, una narrativa más potente al programa y se subrayó su naturaleza local y comunitaria que anteriormente se contaba de manera rígida.

También, se hicieron visualizaciones de datos – gráficos y mapas digitales- que permiten entender mejor el comportamiento histórico, desempeño histórico del programa. Incluyen el número de proyectos presentados y aprobados del programa desde su arranque en 2007 hasta 2016, así como una tipología de proyectos fondeados totales y anuales e información del presupuesto anual del programa.

De igual forma, incluye mapas digitales que muestran los montos recibidos y número de proyectos fondeados por barrio en 2016. Aunque esta información ya era pública y disponible, se encontraba dispersa en gacetas oficiales y tampoco estaba visualizada. Asimismo, las personas tenían que saber que se encontraba disponible en las gacetas para después encontrarla. Esto facilita el acceso a esta información y la hace más legible.

Por otro lado, se documentaron casos que elucidan lo que potencialmente puede hacerse con el programa, que si bien fueron documentados anteriormente, sólo eran conocidos por aquellos familiarizados con el programa, aún muchas personas que no se conocen, sobretodo por otras comunidades de la ciudad. Visibilizar estos casos permite elucidar lo que potencialmente se puede lograr a través del programa así como eventualmente inspirar a otras comunidades.

La plataforma logró concentrar también en un mismo sitio tanto las visualizaciones de datos, como estos casos y documentos relevantes para la participación del programa así como para fortalecer capacidades en la sección biblioteca. Esto facilita navegar el programa al tener toda la información útil en un mismo sitio. La plataforma incluyó también entrevistas barriales en la sección Coces del Barrio que recuerdan la naturaleza barrial del programa, entrevistas que recuerdan que los barrios de la ciudad son la gente que los habita, quienes guardan las historias, la memoria, significados pero también los deseos y futuros imaginados para estos territorios y comunidades.

Se implementó la plataforma de manera piloto en la delegación Cuauhtémoc como herramienta para presentación de propuestas al programa. A través de la herramienta pudieron visualizarse las propuestas más allá de un listado, realizándose ahora a través de imágenes y en mapa digital. También esto facilita ver no sólo las ideas dentro sino entre barrios, comparar e impulsar el contagio y transferencia de ideas.

Además, por primera vez desde que surgió el programa se mostraron el total de propuestas presentadas tanto las seleccionadas como las que no, contribuyendo a la legibilidad y transparencia del programa. Esto subrayando también que la brecha digital no fue un impedimento para este propósito y el mecanismo desplegado para mitigar este reto logró su objetivo. Las propuestas fueron también comentadas y visualizadas por jóvenes asesores de disciplinas de arquitectura, urbanismo entre otras. Se logró con esto la articulación de habilidades y talento de la ciudad. La plataforma logró subsanar los desafíos identificados y representa un avance importante del programa.

Numeralia

1 plataforma digital desarrollada por Ciudad Propuesta CDMX que permite:

  • Compartir ideas a través de un mapa con texto, imágenes y videos.
  • Visualizar las propuestas, dentro y entre barrios.
  • Recibir comentarios de otros ciudadanos y asesores urbanos.
  • Albergue y concentra en un solo lugar gráficos, mapas, videos, documentos relevantes y que a través de una narrativa escrita y visual cuenta de manera más potente el programa.

Gráficos

  • 1 Conjunto de gráficos que visualizan:
  • i. Tipología de proyectos financiados totales del programa en el periodo 2007-2016.
  • ii. Tipología de proyectos financiados totales por año, 2007-2016.
  • iii. Número de proyectos presentados y seleccionados, 2007-2016.
  • iv. Presupuesto otorgado al programa por año, 2007-2016.

Mapas

  • 1 mapa digital que muestra los montos otorgados por colonia, 2016.
  • 1 mapa digital que muestra el número de proyectos seleccionados por colonia, 2016.

Videos

  • 4 casos exitosos del programa documentados en video (Miravalle, Chavos Banda, Santa María la Rivera y Culhuacán).

Se desplegó la plataforma como fase piloto en la delegación Cuauhtémoc con los siguientes resultados:

  • 41 propuestas visualizadas (seleccionadas o no seleccionadas) de las 41 presentadas al programa.
  • El 100 por ciento de propuestas presentadas de esta delegación se visualizaron por primera vez (incluyendo aquellas que no fueron no seleccionadas).
  • 41 propuestas, o el 100 por ciento, fueron comentadas —por medio de texto, imágenes o visualizaciones de la propuesta para fortalecerlas— por 11 jóvenes asesores urbanos.
  • 11 asesores urbanos participaron comentando las propuestas presentados al programa de disciplinas de arquitectura, urbanismo y ciencias sociales.
Aprendizajes
  • El ejercicio piloto permitió probar la plataforma y entender la medida en que contribuye de manera efectiva a enfrentar desafíos y capitalizar las oportunidades identificadas.
  • Facilitó comparar de forma tangible el valor añadido frente al estado anterior de las cosas.
  • Por primera vez fue posible ver todas las propuestas presentadas al programa, del territorio de ejecución del piloto, más allá de un listado en la Gaceta Oficial de la CDMX, mediante imágenes, fotografías y en un formato comentable.
  • Se mostró cómo una idea puede crecer y nutrirse con los comentarios de asesores, articulando talentos de profesionales de distintas disciplinas y ciudadanos.
  • Gracias al mapa y la facilidad de navegar dentro y entre barrios, permitió ver cómo se pueden comparar ideas dentro y entre territorios de una manera fácil y ágil.
  • Es posible también ver propuestas en alta proximidad, si estas pudieran complementarse o duplicarse.
  • Se probó el mecanismo para que independientemente si las personas tuvieran acceso a internet o habilidades tecnológicas, se lograra la participación. Los promoventes fueron apoyados en sitio para que cargaran sus propuestas a la plataforma cuando las presentaron físicamente. Personal de la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México previamente capacitado asistió con computadoras con internet en sitio para este propósito. Esto permitió generar conocimiento y entender necesidades para el escalamiento futuro.
  • Participaron 11 jóvenes asesores de manera efectiva y muchos otros que mostraron interés al inicio de la convocatoria ya no se involucraron. En este sentido, es necesario diseñar mejores incentivos a futuro, sobre todo cuando el volumen de propuestas a comentar aumente.
  • El piloto sirve también como un referente del potencial de la herramienta para contribuir a otros programas participativos. Muestra que se puede hacer mejor. No obstante, será importante seguir trabajando, fortalecer la herramienta así continuar trabajando con los actos relevantes para este propósito y dar recomendaciones hacia adelante, entendiendo que la plataforma sucita la necesidad de volver a replantear procesos institucionales y fortalecerlos. La plataforma digital es sólo un componente.
  • El desarrollo de la plataforma muestra de una manera evidente que es posible fortalecer la manera en la que se cuenta el programa así como la legibilidad de este. Es posible ver un avance claro de una narrativa rígida, institucional con información dispersa y poco digerible hacia una narrativa más potente, ciudadana y barrial así como hacía datos visualizados que te dicen algo. También se logró ver de una manera clara y accesible el comportamiento histórico del programa contribuyendo a la transparencia y legibilidad de este.
Futuro
  • La Plataforma Ciudad Propuesta CDMX servirá como referente para un escalamiento futuro en el programa de Mejoramiento Barrial y la utilización de la herramienta.
  • Además, gracias al acercamiento e interés del IECM y como fase 2 del proyecto, el ejercicio se replicará y escalará en el programa de presupuesto participativo. Se ha desarrollado ya la plataforma en su versión para este programa y se implementará de forma gradual a partir de finales del 2018. Con esto se espera el impacto de la plataforma crezca. Además, que nutra el aprendizaje del despliegue de la herramienta, sirva también de referente de buenas prácticas para presupuestos internacionales y sumar a las discusiones globales en el tema.
  • Se buscará también mejorar la plataforma de tal manera que contribuya aún más a los programas participativos, fortalezca habilidades ciudadanas y la gestión para los encargados de los programas.