Experimento 2015

Políticas legibles

Replicabilidad Muy alta
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Cómo preparar el terreno y ofrecer una lectura más clara para recibir nuevas políticas públicas para tanto la sociedad como el gobierno? ¿Qué se necesita para que la política pública tenga realmente un efecto positivo en la configuración de las realidades y la vida comunitaria?

Historia

En un mundo cada vez más conectado, son necesarias herramientas para hacer que un sistema complejo sea comprensible en aras de que cada ciudadano explore su agencia dentro de ellos. Como señala Roberto Ascencio en su ensayo “The Democratic Dilemma: The Incentives for Long-Term Policies” existen diversos ejemplos de cómo la falta de comunicación adecuada puede convertir una buena política en una mala política e incluso traducirse en indignación de la ciudadanía.

Para ello son necesarias políticas claras, legibles. La palabra legible se remonta a finales del siglo XIV, del latín tardío: legibilis, “que se puede leer”, del latín legere, “para leer”. Pero para que la discusión sobre lo “legible” comience y termine con la noción de transparencia, o la claridad de la escritura, hay que dar un paso más atrás y explorar la etimología de la “lectura”, que proviene del inglés antiguo rædan (West Saxon), redan (anglo), y que se refieren a “aconsejar, persuadir; discutir, deliberar; gobernar, guiar; equipar; anudar; explicar; aprender leyendo; poner en orden”; asimismo del proto-germánico, “aconsejar, adivinar”.

Entonces, debemos tener en cuenta que, al final, la legibilidad, que también tiene que ver con el consejo, la discusión, la persuasión, la organización y la adivinación son, al final, una herramienta para que podamos dar un sentido colectivo a nuestro mundo. Enmarcar, deliberar y vislumbrar. Y hacernos preguntas difíciles a veces, sin respuestas fáciles.

Este marco de gobierno deliberativo y participativo ha sido el centro del trabajo del eje Ciudad Abierta en el Laboratorio para la Ciudad. Este es también nuestro punto de inflexión hacia una teoría experimental de políticas legibles en los proyectos en curso del LabCDMX: una forma de traer no solo datos sino también narraciones profundamente en la ecuación; así que, en lugar de ser superficie, se convierte en la forma en que no solo informamos y comunicamos, sino también de cómo nos involucramos, evocamos y reflexionamos juntos.

Se estima que las ciudades concentrarán el 70% de la población mundial para 2050 y los paisajes urbanos, así como la manera en que podemos diseñar, implementar, medir y atender, van creciendo en complejidad. Buscar la comprensión, alianza y arraigo de política legible se ha convertido en un objetivo importante para los laboratorios urbanos, sugiriendo formas de aumentar la participación ciudadana, aumentar el impacto de las decisiones políticas, permitir una mayor inclusión en los procesos políticos y estimular la agencia ciudadana.

Teniendo ello en mente, el LabCDMX se propuso un mejor entendimiento de los nuevos insumos disponibles para pensar en las ciudades al usar herramientas prestadas del diseño de comportamiento, diseño de futuros, prácticas creativas y experimentales, ludificación, ciencia computacional, visualización de datos, diseño de sistemas, modelado de patrones, etnografía visual, psicología evolutiva, campos artísticos e incluso ficción.

Desafío

Imaginar nuevos escenarios posibles no es un ejercicio tan accesible tanto a tomadores de decisiones como ciudadanos y persiste una preocupación por resolver lo presente desde una misma manera de abordar los problemas y repitiendo metodologías, soluciones y procedimientos.

El poder del conocimiento abierto es incuestionable. Si contamos con la mayor información disponible y que fluya libremente, habrá cada vez más personas que aprendan unas de otras. Si impulsamos un espíritu creativo dentro de los procesos de gobierno, también será posible que las ideas evolucionen y funcionen de una manera fluida.

Propuesta

Contar con un espacio de reflexión y un material de referencia y divulgación sobre nuevas metodologías para hacer más eficaz el impacto de nuevos proyectos y propuestas urbanas desde la legibilidad. Distintos laboratorios urbanos de Londres y la Ciudad de México trabajaron juntos para identificar y proponer herramientas y metodologías para hacer que la política sea legible. El acercamiento recopila diversas voces y perspectivas tanto de gestores públicos como desde la academia basados en experiencias en ambos países.

El programa de enlaces institucionales de la Ciudad de México / Londres reunió a varios equipos galardonados de la Ciudad de México y Londres para pensar sobre el presente y el futuro de las ciudades. El programa se compuso de investigación en profundidad, talleres conjuntos, sesiones de colaboración, caminatas por la ciudad, presentaciones, intercambio de mejores prácticas, eventos públicos y prototipos urbanos, utilizando diferentes formatos para explorar los desafíos compartidos por ambas ciudades, y también únicas de cada metrópolis. A lo largo de esta serie binacional de talleres y programas, las sesiones de estudio estuvieron dirigidas por metodologías derivadas del diseño para prototipar rápidamente estrategias de colaboración urbanas.

Cada miembro del equipo tomó diferentes enfoques y formatos para investigar y compartir ideas que podrían informar (oblicuamente) nuevos guiones sociales y futuros urbanos: proponer perspectivas de campo de gran alcance; apuntar hacia otras posibilidades que surgen de las prácticas y experiencias de cada individuo; y ofrecer herramientas conceptuales que estimulen la reflexión sobre las ciudades, y con las cuales tratar de observar y abordar los imponentes desafíos urbanos.

El proyecto editorial funciona como un resumen de esta conversación sostenida entre Londres y la Ciudad de México, que tuvo lugar desde agosto de 2015 hasta abril de 2016. También es una biblioteca de experimentos y herramientas conceptuales que ahora informarán las prácticas de todos los involucrados, y que pueden servir para guiar consultas futuras sobre los temas en este documento.

Al mismo tiempo, la publicación también funciona como un primer acercamiento hacia una exploración del potencial de los equipos internacionales y multidisciplinarios encargados no solo de compartir ideas, sino de unirse con el objetivo de crear un lenguaje común y un marco teórico que luego pueda ser tomado en cuenta.

El punto de partida inicial para el Fondo Newton consistió en explorar la relación entre la salud y el entorno construido, ya que este es un tema clave tanto en Londres como en la Ciudad de México, y que afecta especialmente a los habitantes urbanos pobres y vulnerables. Ambas ciudades tienen problemas importantes con la mala calidad del aire y sus causas asociadas: principalmente la contaminación relacionada con el tráfico, aunque también existen otros factores, como la contaminación industrial, la calefacción y refrigeración domésticas, el procesamiento de desechos y la falta de “infraestructura verde” en forma de parques, árboles y follaje.

En la primera fase, los equipos realizaron una investigación independiente sobre los desafíos específicos de las dos ciudades. La contaminación ocupó un lugar destacado en la lista y las reflexiones iniciales se basaron en la recopilación de nuevos enfoques para proyectos de entornos construidos que combinaban un diseño innovador, de alta calidad y sostenible. Luego de que entraron suficientes datos e investigaciones, ambas ciudades llegaron a la conclusión de que ya existían ciertas políticas interesantes, pero que los ciudadanos las habían recibido de manera deficiente, por ejemplo, el cargo por congestión en Londres y las políticas de contaminación de automóviles en la Ciudad de México, como el expansión del sistema de bicicletas compartidas y los caminos para bicicletas, los centros de pruebas de emisiones de automóviles y el programa Doble No Circula, entre otros. Entonces, durante el primer taller en Londres se identificó que había otro tema clave en la mano: la traducción de la política pública al ámbito público.

En ese primer taller de Londres, el grupo acordó un interés común: la necesidad de una política pública que logre inducir cambios culturales. Los equipos comenzaron a investigar colectivamente el potencial de hechos concretos (como geografía urbana y análisis de datos) y herramientas blandas (ficciones de diseño, por ejemplo) para crear un repertorio de experimentos urbanos capaces de afectar positivamente la calidad de vida en las ciudades. También se estableció desde el principio la necesidad de nuevos lenguajes políticos y formas urbanas que pudieran aportar no solo más transparencia a los sistemas complejos disponibles, sino también aprovechar las cualidades narrativas y los aportes del pensamiento sistémico, las ciencias sociales y otras disciplinas relevantes.

Dadas las múltiples perspectivas y los diversos conjuntos de habilidades de todos los involucrados, se llegó a la conclusión de hacer una colección de herramientas conceptuales que aborden estas prioridades y utilizar la Ciudad de México como un banco de pruebas para la idea de una política legible, un concepto relativamente reciente que, si bien aún está en proceso de definición, ofrece un gran potencial para abordar los problemas inherentes a los complejos paisajes urbanos.

Este intercambio es el resultado de una colaboración binacional en la que laboratorios urbanos de Londres y Ciudad de México trabajaron juntos para identificar y proponer herramientas y metodologías para hacer que la política sea legible. El proyecto fue apoyado por el Newton Fund, el British Council, IIMAS – UNAM y CONACyT.

Teoría de cambio

Si las políticas públicas y los retos urbanos pueden aprovechar metodologías de diseño y comunicación que aseguren una mayor permeabilidad y comprensión entre ciudadanos, será posible:

  1. Promover visiones de futuro e incitar la imaginación sobre las ciudades.
  2. Contar con políticas y proyectos públicos con mayor incidencia en el contexto de las ciudades.
  3. Permitir la apropiación de retos y propuestas por parte de la ciudadanía.
  4. Obtener información valiosa que retroalimente las propuestas de política pública en un momento más oportuno para su modificación.
Resultados
  • La publicación cuenta con 20 ensayos de autores de laboratorios urbanos y academia de Londres (6) y la Ciudad de México (13)
  • 10 Organizaciones participantes de Londres (5) y la Ciudad de México (5)
  • Número de talleres: 5
  • Sitio web: legiblepolicy.info
  • Visitantes al libro digital: +4000
Aprendizajes

Existen varias políticas interesantes e innovadoras, pero se identificó como una constante general la frecuencia de la deficiencia en la recepción por parte de ciudadanos.

Se hizo evidente la necesidad de nuevos lenguajes políticos y formas urbanas que pudieran aportar más transparencia a los sistemas complejos disponibles y aprovechar las cualidades narrativas y los aportes del pensamiento sistémico, las ciencias sociales y otras disciplinas relevantes.

A través de las solicitudes del documento y referencias en Europa, Australia y México, y la falta de documentos similares en el momento de su lanzamiento, existe una atención creciente a análisis y propuestas que busquen mejorar la aceptación, impacto y arraigo de políticas públicas.

Futuro
  • Imprimir la publicación física y contar con un modelo de distribución.
  • Traducir al español la totalidad de los ensayos