Evento 2014

Sobremesa Hacedores CDMX

Replicabilidad Alta
Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Qué ofrece la Ciudad de México a una cultura de hacedores y cómo se relaciona esta cultura con el hacer ciudad?

Propuesta

La sobremesa de Hacedores CDMX fue una oportunidad para el intercambio de ideas, experiencias, opiniones y reflexiones entre invitados claves en el uso de las habilidades de producción humana para usarlas de una manera creativa. El punto de partida fue dilucidar lo que implica este nuevo concepto o bien branding de la práctica del hacer, de los makers, o hacedores. El término maker alude a una nueva forma de entender la práctica creativa que tiene años, siglos o milenios según la perspectiva, y que se refiere a un tipo de manufactura. Los hacedores trabajan con todas las escalas, su campo de acción va desde objetos hasta problemas urbanos. La conversación se desarrolló de acuerdo con lo siguientes núcleos curatoriales del proyecto completo:

  • Creatividad e ingenio urbano
  • Fabricación y comunidad
  • Ciencia y tecnología

La sobremesa tuvo como propósito sostener una conversación con personas y artistas involucrados en la cultura maker de la Ciudad de México con el fin de conocer diferentes proyectos, enfoques y formas de producción. Durante el mes de junio de 2014, se discutió la pertinencia del término y el movimiento de hacedores frente a las particularidades de la Ciudad de México. Para ello, se trabajó en las siguientes ideas y preguntas:

  • Para aproximarnos a la cultura maker debemos entender quiénes son los hacedores de la CDMX, qué es lo que los caracteriza y cuáles son sus necesidades.
  • La cultura maker de la Ciudad de México tiene dos vertientes: una que mira hacia el pasado y otra que intenta definir el futuro. ¿Qué posibilidades de contacto hay entre ambos polos?
  • ¿Cuál es la motivación de la gente para hacerlo? ¿A qué necesidades o deseos responde esta práctica?
  • El ingenio mexicano es una forma de supervivencia, una estrategia para hacerle frente a las adversidades, a las carencias.
  • Aprender de los hacedores e impulsar su actividad involucra confianza, en las capacidades propias y en las colectivas.

Invitados:

  • Marcela Armas
  • Arcángel Constantini
  • Pedro Ortiz
  • Jota Izquierdo
  • Julio Ernesto Zaldivar
  • Myles Estey
  • Ale de la Puente
  • Regina Pozo
  • Ariel Guzik
  • Antonio Quirarte
  • Amor Muñoz
  • Lorenzo Álvarez
  • Patricio Buenrostro
Resultados
  • 18 invitados
  • La conversación de esta sobremesa dio pie a la apertura de vetas importantes en las investigaciones del Laboratorio sobre el tema y las áreas de oportunidad para fortalecer la creatividad en manos de ciudadanos. Además, de la reunión derivaron alianzas que eventualmente hicieron posible en México la Maker Library Network, y la edición del primer libro en el país sobre la materia, coordinado por Regina Pozo y titulado Do-Flex-Test. Diálogos entre hacedores.
Aprendizajes
  • Nos enseñó que el formato es muy productivo para conversaciones con pocos invitados. Se presta para el debate y la reflexión al mismo tiempo que se abren discusiones más personales que quizás no se darían en un formato más rígido.
  • En particular, la conversación sobre hacedores, la cual integró a muchos actores del ecosistema creativo y que empezó a entenderlos bajo el paradigma maker, pudo aprovechar un entorno más relajado como punto de partida para generar un terreno en común.
  • El movimiento creador se ubica, principalmente, en las ciudades. Este nuevo entorno de manufactura urbana tiene potencial no sólo para los aficionados individuales, sino también para el crecimiento a nivel comunitario en el espíritu empresarial local y la creación de empleo. Las ciudades tienen una gran oportunidad para catalizar este movimiento como una forma de mejorar las economías locales, diversificar las oportunidades de la fuerza laboral y apoyar la economía creativa.