Taller participativo de exploración de potencial del espacio público

Replicabilidad Alta
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Cómo instigar la imaginación ciudadana y de la comunidad en torno al potencial del espacio público? ¿Cómo potenciar los espacios públicos subutilizados? ¿Qué posibilidades existen para el mejoramiento barrial y comunitario?

Propuestas

Es necesario buscar nuevas articulaciones y sinergias con ciudadanía para pensar el espacio urbano y sus posibilidades. A pesar que los ciudadanos son los primeros en conocer la realidad de su territorio, muchas veces faltan herramientas y habilidades para abordarlo. En muchos proyectos que se presentan para los programas participativos falta también imaginación, creatividad, contagio e inspiración. Sobretodo, no se reconocen las oportunidades para la revitalización de los espacios en favor de la comunidad. Muchos espacios públicos por ejemplo son subutilizados o desaprovechados, otros experimentan declive y se normalizan como sitios que no representan una posibilidad.

Para hacer frente a lo anterior, la propuesta fue desarrollar un taller exploratorio que buscara instigar la imaginación y pensar en posibilidades futuras de mejoramiento barrial en espacios públicos subutilizados. Específicamente, en módulos de participación ciudadana que muchas veces no se reconocen como un espacio de oportunidad y para este ejercicio, un módulo en la colonia Doctores en la Delegación Cuauhtémoc. Se probó facilitar esta actividad con perfiles no habituales, en este caso dos diseñadoras y un biólogo urbano.

El sitio donde se llevó a cabo el taller se encuentra en la sección sur oriente de la Colonia Doctores y en los límites con la colonia Obrera. El Eje Central Lázaro Cárdenas sirve de límite entre ambas colonias. Es un espacio que alberga un módulo de participación ciudadana, espacios verdes compactos y una área caminable recientemente rehabilitada. Es una zona de alta densidad población. La estación de metro Obrera está a unas calles norte sobre el mismo Eje Central mientras que la estación Lázaro Cárdenas se ubica cinco calles al sur también sobre el eje. El mercado Hidalgo se ubica unas calles norponiente del sitio. Además se encuentra a cinco calles de la colonia Buenos Aires hacia el sur. En la colonia Obrera y cruzando la calle del sitio se encuentra un centro comunitario. La colonia Doctores tiene un índice de desarrollo medio. La parte sur oriente de la colonia en los límites con Buenos Aires es la que experimenta mayor marginación dentro del barrio. La Doctores es también un barrio emblemático de la ciudad, originalmente periférico pero que ahora es parte del centro y corazón de la CDMX.

La actividad se dividió en fases:

En la primera, los participantes realizaron una ronda de presentación e iniciaron un primer diálogo en torno al lugar a partir de la pregunta: ¿Cuál es la situación actual del lugar en el que trabajaremos? Para contestar esa pregunta, cada persona comentó de forma muy breve su percepción del lugar. A continuación se les entregó el paquete de hojas y la tabla de anotar que utilizarían a lo largo del taller.

En la segunda parte se desarollaron preguntas generadoras. Se les pidió a los asistentes formar equipos de tres personas para recorrer el lugar y dialogar entre ellos para responder las siguientes tres preguntas:

  • ¿Cómo era este lugar?
  • ¿Cómo es ahora este lugar?
  • ¿Cómo puede llegar a ser este lugar?

Después del recorrido, cada equipo compartió con los demás lo que describieron al responder a las preguntas.

En la tercera fase se exploraron actividades, componentes y características de confort del lugar. Se expuso en un diálogo abierto cuáles son las actividades específicas, los componentes físicos del espacio y los de confort. Con signos positivos se marcan el número de veces que las palabras se repitieron durante el diálogo.

La cuarta fase de la actividad fue aterrizar en el plano del lugar. Esta actividad buscó identificar en el espacio las zonas a realizarse las actividades, los componentes físicos y de confort del lugar, después de un recorrido y un mapeo colectivo. Sin embargo, esta actividad se modificó debido al clima y se realizó dentro del módulo.

La última fase del taller se enfocó a articular las actividades anteriores y responder a las siguientes preguntas: ¿Qué función para el barrio cumple este lugar? ¿Cuál es tu visión futura de este lugar?. Con estas respuestas se finalizó la actividad.

Resultados

Número de participantes: 8

  • Los retos mencionados fueron: la inseguridad, la poca participación de los vecinos y el abandono al espacio público.
  • La visión futura compartida en los asistentes al taller de este sitio es la de un lugar de aprendizaje, reunión y convivencia para el barrio. Con base en las recomendaciones de los asistentes se identificaron las siguientes posibilidades para el sitio: aulas para actividades de aprendizaje, juegos infantiles, espacio para mascotas así como un lugar con sombra, vegetación arbórea, mesas y bancas, en el que se puedan reunir de forma segura. Esto se vio plasmado en el plano del sitio desarrollado colaborativamente. El deseo general es formar un espacio aprovechado de convivencia vecinal.
Aprendizajes
  • La actividad permitió identificar que inicialmente, muchos participantes no consideraban el sitio de trabajo como un espacio de posibilidad, ni de uso actual ni futuro para ser mejorado en favor de la comunidad. A pesar de ser un espacio público amplio, este se había normalizado como una “no oportunidad”. Los participantes consideraron la actividad novedosa, que les permitió abordar el sitio y sus posibilidades de manera distinta. No habían tenido acercamiento con perfiles como el de los talleristas y señalaron que esto les permitió ver el lugar con otros lentes y aprender metodologías que no conocían.
  • Por otro lado, el taller que duró aproximadamente tres horas tuvo retrasos que derivaron en no lograr llevar a cabo todas las actividades planificadas. A esto se sumó las condiciones del clima y la lluvia que evitaron también realizar algunas de las actividades pensadas para realizarse en el exterior. Es importante mantener los tiempos y preparar también el taller contemplando que las condiciones del clima podrían obligar a modificar algunos de los pasos de la metodología. También, sería más recomendable que el taller se llevara a cabo en más de una sesión para que las ideas que surgieron pudieran afinarse y pudieran ser más accionables por los vecinos. Idealmente y a partir de esta experiencia, los talleristas consideran que se necesitan tres sesiones.
  • Además, la convocatoria llegó también a personas que no eran del barrio y sólo la mitad de los participantes eran locales. Otras personas que llegaron y que no eran de la colonia decidieron no integrarse al darse cuenta que era una actividad enfocada a la colonia Doctores y ese sitio en particular. Aunque esto se buscó resolver comunicando que los aprendizajes eran transferibles y que se podrían aplicar en sitios similares en sus barrios, sólo cuatro se quedaron mientras que dos personas optaron por no participar.
  • El intercambio entre los participantes que vivían en el barrio y los que no resultó positivo, en comparación con lo que se había intentado en otros barrios. Sin embargo, es fundamental cuidar que la convocatoria sea lo suficientemente focalizada y que los potenciales participantes entiendan el enfoque y especificidad del ejercicio.