Actividad

Visita de Sam Goater: Infraestructura ciclista segura

Estatus Finalizado
Actualizaciones del experimento
Provocación

¿Cómo asegurarnos de que la infraestructura actual y futura de la ciudad es lo más segura posible para los ciclistas, y así evitar cualquier fatalidad o lesión grave? ¿Qué podemos aprender de expertos de otras ciudades que cambiaron drásticamente su paradigma de movilidad?

Propuesta

Realizar recorridos en bicicleta en diversos puntos de la ciudad seguidos de un par de talleres sobre infraestructura ciclista. Ambas actividades fueron encabezadas por Sam Goater, experto en infraestructura ciclista y espacio público compartido (con especial atención en el rediseño de calles para que más gente ocupe la bicicleta de forma segura y en especial los niños). Goater es miembro de la organización Project for Public Spaces (PPS).

El equipo de Ciudad Peatón acompañó a Goater en un recorrido en bicicleta del norte al sur de la CDMX para analizar la seguridad de los ciclistas en los diferentes tipos de espacios ciclistas de la ciudad. Posteriormente se realizó un taller en la Azotea del Laboratorio sobre el recorrido, el espacio público y las buenas prácticas internacionales. El contingente ciclista liderado por Goater estuvo integrado por representantes de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), las embajadas británica y francesa en México, y Cerebro Urbano.

El inicio del recorrido cita se dio en la estación de Ecobici 206, ubicada entre las esquinas de Moliere y Homero, en Polanco. El objetivo principal fue analizar las distintas ciclovías de la zona, además de analizar los posibles obstáculos, aciertos y errores de diseño, y las soluciones que en otros lugares se han dado. Tras pasar por la ciclovía de Horacio, el contingente avanzó hacia P. Masaryk, en donde hizo la primera pausa en donde se determinó que los cruces a nivel de calle que son excelentes, la percepción de seguridad por parte de los usuarios de bicicletas disminuye al tener que compartir el carril con los automóviles, y la banqueta ancha invita a ciclistas a utilizarla para rodar en lugar de compartir los carriles estrechos del arroyo vehícular con los vehículos automotores.

Se continuó por el Parque Lincoln y Julio Verne para salir a Paseo de la Reforma; al entrar al Bosque de Chapultepec se realizó una nueva parada, en donde se contrastó la percepción de inseguridad de Reforma con la tranquilidad en la circulación dentro del bosque. También se habló del uso del bosque como un cruce seguro para poder desplazarse en bicicleta entre Polanco y las colonias Escandón y San Miguel Chapultepec sin necesidad rodear por las colonias Roma o Condesa. El contingente aprovechó dicho cruce para dirigirse hacia la colonia San Miguel Chapultepec, por las calles Gregorio V. Gelati y avenida Revolución.

La ruta completa puede verse en el siguiente mapa:

Posteriormente, en el taller, Goater habló de los diversos proyectos que realizan en PPS, especialmente los relacionados con el espacio público compartido y en cómo hacer espacios más seguros para todos. Durante la charla, Goater enfatizó que las avenidas son una las primeras instituciones sociales, pero ante la motorización de las ciudades, las avenidas pronto se han convertido en sinónimo de espacios para los vehículos en movimiento y estacionados. Por ello, enfatizó la idea de devolver el espacio a la gente: “debemos crear espacios y calles fantásticas, y para ello debemos de planificar metas en común, siendo que uno de los mayores problemas en nuestras calles es la velocidad”

Hubo diversas intervenciones en las que se habló sobre la relación entre gobierno y ciudadanía, y los mecanismos que se usan para la implementación de cambios. En el caso de la construcción de la ciclovía en la colonia San Miguel Chapultepec, se habló sobre la tensión cotidiana por el espacio y los casos en que algunos automovilistas cierran el paso a quien va en bicicleta. Las participaciones enriquecieron la exposición de Sam, quien continuó con un video en el que se aprecia el uso de rotondas y cómo éstas pueden mejorar el espacio haciéndolo más seguro para los transeúntes. Igualmente recomendó un par de materiales para tener en cuenta el diseño de espacios compartidos y de calles “Manual for streets 2” y “Shared Spaces”.

Para terminar y dar otro ejemplo de intervención del espacio en la calle para disminuir la velocidad de circulación de los vehículos y aumentar el espacio para las personas, mostró la visualización de distintas opciones de calle en la ciudad de Hailey, en Idaho. Se trató de un render interactivo en tercera dimensión, desarrollado en el programa Unity3D, el cual funciona como lo hacen diversos videojuegos. Existe la posibilidad de descargar el Unity Web Player Plugin o simplemente ver el video en Vimeo con las distintas opciones de calle (carril para bicicletas protegido, con islas para peatones en mitad de la calle, reducción de carriles, mayor espacio para lugares de reunión), esta es una herramienta que posibilita ver los cambios y analizar cuáles pueden los impactos en el rediseño de las calles.

Tras una presentación de los participantes y una breve descripción de qué nos gusta y qué no nos gusta de ser ciclistas en la Ciudad de México, se concluyó que a los ciclistas nos agrada la flexibilidad, la apropiación diferente que se puede hacer de la ciudad a través de su uso y los beneficios colectivos de un transporte no motorizado. Sin embargo, se discutió si es un problema cultural o no el de compartir un espacio y de la tensión que se da por el mismo: cómo muchas veces los ciclistas hacemos con el peatón lo que el automovilista le hace a los ciclistas, y como último punto la problemática ambiental que todos sufrimos siendo que los usuarios de automotores son minoría.

El material didáctico que Projects for Public Spaces tiene en su sitio web es de mucha utilidad, ya que no sólo invita a hacer, sino que incentiva tanto a ciudadanía como a gobierno y asociaciones civiles a incidir de forma positiva en el espacio público en pos de mejores ciudades.

Resultados
  • 20 asistentes
  • Tanto el recorrido como el taller fueron una oportunidad de enriquecer y reforzar los conocimientos de los participantes. En la plática realizada en el Laboratorio para la Ciudad, los asistentes aprendieron que es de suma importancia capacitarse continuamente como expertos en ciclismo urbano y acercar este conocimiento a cualquier interesado en el tema para, de esta manera, contar con la mayor cantidad de insumos que permitan trabajar en una ciudad segura para quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte.
  • La conclusión de Sam sobre las calles de la CDMX es que la infraestructura es buena salvo detalles regulares. Recomendó que las ciclovías deben ser más amplias para permitir que dos ciclistas puedan recorrerla de manera paralela.
  • Reconoció que tanto ciudadanía como gobierno trabajan positivamente, pero pidió tomar en cuenta el potencial de la ciudad con el tipo de clima para fomentar infraestructura para peatones y ciclistas; además de que es fundamental impulsar el cambio en el paradigma de lo que entendemos por calle: de las rutas de tránsito al espacio esencial de toda sociedad.
  • Probablemente la reflexión más importante de Goater, además de la seguridad vial para los ciclistas, fue ver la infraestructura ciclista como un espacio de socialización y no sólo como un camino para llegar de un origen a un destino.
  • Siendo fue parte de la gran transformación de la ciudad de Nueva York durante la administración de Michael Bloomberg (2002-2013) en términos de ganar espacios para los ciclistas, Goater transmitió la importancia de la voluntad política para poder construir una red ciclista interconectada. Ya que, a pesar de que la Ciudad de México tiene más de 170 kilómetros de infraestructura ciclista, aún no logra implementar una red integrada de infraestructura para los ciclistas. Aprender de expertos como Sam Goater nos acerca a construir una ciudad amigable con los ciclistas.
  • Analizar en campo las ciclovías de la ciudad y luego realizar el taller con Sam permitió obtener una amplia perspectiva sobre cómo continuar el trabajo que se ha hecho alrededor de la infraestructura ciclista de la Ciudad de México y alternativas para mejorarlo. Sin duda la seguridad de los ciclistas es el elemento principal a la hora de diseñar e implementar una ciclovía. No sólo la implementación de infraestructura ciclista es necesaria, sino que ésta necesita también de cruces seguros y conectividad entre las diferentes infraestructuras ciclista. De nada sirve tener pocas calles amigables para los ciclistas en la ciudad, si no hay nada que las conecte con seguridad se expone a los ciclistas. Tanto el recorrido como el taller fueron una oportunidad de enriquecer y reforzar los conocimientos de los participantes. Como Laboratorio para la Ciudad, hemos aprendido que es de suma importancia capacitarnos continuamente como expertos en ciclismo urbano y acercar a este conocimiento a cuantos estén interesados en el tema, para contar con la mayor cantidad de insumos que permitan trabajar con una ciudad segura para quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte.

Visita de Sam Goater: Infraestructura ciclista segura