Exploraciones para una Megalópolis N°007: Ciudad Creativa

El pasado jueves 19 de julio se llevó a cabo Exploraciones para una Megalópolis N° 007: Ciudad Creativa, organizado por el Laboratorio para la Ciudad. Con una asistencia de 180 personas, este encuentro dio inicio a las acciones de la designación de la CDMX como Ciudad Creativa en la rama de Diseño por parte de la UNESCO. Reunió arquitectos, diseñadores, creativos y urbanistas para reflexionar sobre la importancia de la creatividad en las ciudades.

En la inauguración oficial realizada en la Universidad de la Comunicación, en la colonia Roma, participaron diversas figuras de la disciplina como Catherine Lareau, comisionada de Desarrollo Económico del Sector Cultural y Creativo de Montreal, y quien fue responsable de dar la bienvenida; María García Holley, coordinadora del área Ciudad Creativa del Laboratorio para la Ciudad; Renata Becerril, directora de Abierto Mexicano de Diseño; y Gabriella Gómez-Mont, directora y fundadora del Laboratorio.

El primer bloque de Exploraciones para una Megalópolis: 007 se centró en la importancia del diseño y la creatividad en las ciudades. García Holley mencionó que “la creatividad no es un lujo, sino un requisito indispensable para el progreso”. Por su parte, Becerril resaltó que es “vital propiciar una colaboración entre tres capas sociales: gobierno, plataformas e iniciativas civiles y sociedad” para buscar un cambio sustancial en el entorno urbano. En ese sentido, recordó que en 2014 el Abierto Mexicano de Diseño sentó el precedente con su iniciativa de lanzar la candidatura de la CDMX como Ciudad Creativa de Diseño.

En tanto, Gómez-Mont habló sobre las iniciativas que se han realizado desde el Laboratorio para la Ciudad para fomentar una Ciudad Creativa, las cuales implican un gobierno como catalizador de talento ciudadano y la participación de diversos actores de la ciudad. Entre estas iniciativas mencionó los proyectos Jugar la Ciudad y Juguetes Urbanos, ambos del área Ciudad Lúdica, los cuales buscan potencializar las experiencias y espacios urbanos cotidianos de los habitantes de la CDMX a través del juego; Peatoniños, que busca expandir el juego a las calles de la ciudad para subsanar la falta de espacios públicos de juego propicios para la infancia en la CDMX a través de la planeación, diseño, implementación y evaluación de calles de juego.

Asimismo, FabCity, iniciativa global que expone la necesidad de desarrollar ciudades autosuficientes a nivel local conectadas a nivel global; Ventanilla única, propuesta para que la ciudadanía pueda hacer una solicitud del espacio público de una manera sencilla, activando de esta forma el derecho a la ciudad desde la cultura; y Comunidades de la Práctica, del cual surgen distintos grupos de trabajo dispuestos a colaborar en la creación de proyectos y narrativas comunes en torno al diseño y su impacto en la sociedad mexicana. Las cinco primeras Comunidades de la Práctica se organizan alrededor de los temas: Diseño + Educación, Diseño + Activismo, Diseño + Futuros, Diseño + Participación y Diseño + Juego.

“Desde el Laboratorio para la Ciudad buscamos generar vínculos entre distintos actores de la ciudad, entender la gama completa desde artistas y diseñadores hasta sociedad y barrio. Hacer ciudad desde las humanidades.”
Gabriella Gómez-Mont, directora y fundadora del LabCDMX

Durante la inauguración se reconocieron los esfuerzos de seis universidades por su participación en el Taller Interuniversitario, proyecto que se desprende de la comunidad de la práctica Diseño + Educación. Por primera vez, tres universidades públicas (UNAM, UAM, Edinba) y tres privadas (Centro, ITESM, Ibero) se reúnen en un taller, cuyo tema es “Diseño para la Activación Social”. El taller busca aprovechar el talento de la comunidad universitaria para generar cambios positivos en la ciudad a partir del diseño. Participarán 10 estudiantes y seis profesores por cada universidad, más diversos expertos nacionales e internacionales, y se llevará del 15 de agosto al 7 de diciembre de 2018 en Espacio CDMX.

Gómez-Mont otorgó los reconocimientos a los representantes de las universidades participantes del Taller Universitario: Haydée Girón (directora de la Escuela de Diseño del INBA); Marco V. Ferruzca Navarro (director de la División de Ciencias y Artes para el Diseño, CYAD, Unidad Azcapotzalco); Juan Carlos Hernández White (secretario general de la Facultad de Arquitectura de la UNAM); Adolfo Gutiérrez (coordinador del Centro de Investigaciones de Diseño Industrial, CIDI, UNAM); Patricia López (coordinadora de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Ibero); Ramiro Estrada (decano regional México de la Escuela Nacional de Arquitectura, Arte y Diseño del Tec de Monterrey campus CDMX); y Sebastián Ocampo (director de Diseño Industrial de Centro).

Posteriormente se llevaron a cabo las ponencias de los nueve invitados, bajo los rubros “Creatividad frente a las tecnologías emergentes” con Sertaç Ersayin (Estambul), Carlos Gutiérrez (Guadalajara) y Luis Uribegan (Detroit); “Diseño experimental y el valor de la creatividad” con Anya Sirota (Detroit), Mario Ballesteros (CDMX) y Claudia Garduño (CDMX); y “Conversaciones creativas entre gobierno y ciudadanía”, con Catherine Lareau (Montreal), Luis González Arenal (Puebla) y Nicolás Rebolledo (Santiago de Chile).

Las ponencias abordaron temas como tecnología e innovación, hasta sociedad, cultura y gobierno. Sirota y Garduño coincidieron en proyectos involucrados fuertemente con comunidades locales. Anya reflexionó sobre la creatividad y arte como una oportunidad para imaginar y expresar la actividad cultural de una ciudad y conectar a las personas a través de sus historias; mientras que Claudia compartió un proyecto de Aalto LAB México con una comunidad del ejido 20 de Noviembre en Campeche, el cual enfoca la creatividad y diseño en el desarrollo comunitario de un mecanismo para mejorar las condiciones de salud a través del acceso a centros de salud. Por otro lado, Ballesteros invitó a reflexionar sobre lo que significa la designación de la UNESCO y pensar en las diferentes manifestaciones de la creatividad en la ciudad.

También se habló del involucramiento del diseño en los planes de gobierno. González Arenal relató su experiencia como comisionado de Innovación y Diseño del gobierno de Puebla, sobre la posibilidad de vincular a servidores públicos a través del diseño, comentando que existen los recursos y las personas pero no una red entre las mismas. A su vez, Lareau compartió a detalle la producción de la primera agenda de calidad y diseño en arquitectura para Montreal, en donde se busca una “inclusión de todas las personas y sus procesos creativos”. Por último, Rebolledo mencionó que “la capacidad transformadora del diseño y su función creativa enfocada en las personas contribuye a crear un ecosistema de actores capaces de colaborar y resolver problemas públicos.”

En suma, Exploraciones para una Megalópolis N° 007: Ciudad Creativa ofreció un amplio abanico de experiencias para pensar la creatividad desde diferentes sectores y perspectivas. Gracias a la participación de los ponentes y del público a través de sus preguntas, se propició un diálogo que permitió una construcción colectiva de conocimientos para la reflexión de la Ciudad de México como Ciudad Creativa de Diseño de la UNESCO.