“Jugar la ciudad”, en búsqueda de mejores espacios de juego para la niñez

Susana González

Este 8 de diciembre reunimos a sociedad civil, académicos y agentes de gobierno en la Azotea del Laboratorio para la Ciudad para la presentación del libro Jugar la Ciudad: reimaginar los espacios públicos urbanos de juego para la infancia en la Ciudad de México.

Esta investigación gira en torno al estado actual de los espacios urbanos de juego de la CDMX, y es resultado de una investigación de Tuline Gülgönen, para el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos de la Embajada de Francia, en colaboración con el área de Ciudad Lúdica del Laboratorio para la Ciudad.

Presentaron el libro Tuline Gülgönen, investigadora principal del libro; Leticia Lozano, coordinadora de Ciudad Lúdica de LabCDMX; Gabriela Gómez Mont, directora del Laboratorio para la Ciudad, Héctor Quiroz Rothe, urbanista de la UNAM, y Alberto Martínez, director de atención a grupos de Seduvi.

Leticia Lozano, coordinadora del área de Ciudad Lúdica, explicó que desde el Laboratorio se crean estrategias para integrar a la infancia a la ciudad; asimismo, se promueven las ventajas del juego: estimular la creatividad, mejorar mecanismos de aprendizaje, construir relaciones sociales, activar físicamente a la infancia, entre otras.

Tuline Gülgönen comentó que la población infantil representa más de una cuarta parte de los 8.9 millones de personas que habitan la CDMX; sin embargo, no se han generado acciones en favor de este sector que, a su vez, debe lidiar con políticas que benefician el uso del auto por encima del peatón, lo que genera desigualdad espacial.

Jugar la ciudad propone una tipología de espacios urbanos de juego y una lista de elementos a considerar para crear nuevos o mejorar los que ya existen, sin olvidar el marco jurídico, regulaciones y manuales de desarrollo urbano actualmente existentes. También es una herramienta de evaluación de los espacios existentes, desarrollada durante talleres que se realizaron en parques y otras áreas recreativas, lo que permite generar recomendaciones para políticas públicas.

Alberto Martínez, director de atención a grupos en Seduvi, comentó que Jugar la ciudad es una radiografía devastadora pero necesaria de los más de 600 parques públicos que existen en la Ciudad de México, mismos que no son suficientes para los más de 2 millones 363 mil niños que habitan en la CDMX, por lo que destacó la importancia de iniciativas como Peatoniños para recuperar el espacio natural de juego: la calle.

Del mismo modo, Martínez enfatizó el mantenimiento de los espacios ya existentes y el desconocimiento del gobierno sobre el tema. Por ello, Jugar la ciudad es una herramienta necesaria para urbanistas, arquitectos y servidores públicos en la toma de decisiones.

Héctor Quiroz Rothe compartió su visión desde la perspectiva académica. El urbanista de la UNAM considera que no se ha desarrollado una empatía con la niñez de la ciudad, por lo que los urbanistas requieren abrir canales de comunicación con especialistas de la infancia. Ahí radica la importancia de Jugar la ciudad, ya que ofrece pistas y propuestas concretas para saber cómo abordar el tema en el gremio, comentó.

Jugar la Ciudad: reimaginar los espacios públicos urbanos de juego para la infancia en la Ciudad de México se podrá consultar en su versión digital de manera gratuita a principios del 2017.