Ovarian Psycos: ciudad, bicicletas y feminismo

Susana González

“Otra hermana morena encontrada, otro cuerpo lleno de sangre, a otra madre se le rompe el corazón lleno de preguntas en la cabeza, otro hermano encarcelado, otra historia familiar terminada”.

Xela de la X

Poeta y fundadora del colectivo Ovarian Psycos.

Ambulante y Oxfam México, en colaboración con el Laboratorio para la Ciudad, realizaron una cine rodada que reunió o más de 100 personas en la Alameda Central con la finalidad de recorrer el Paseo de la Reforma en bicicleta, llegar al Tótem del Bosque de Chapultepec y disfrutar de la proyección de Ovarian Psycos, documental que abre el diálogo en temas como feminismo, movilidad y comunidad.

Aunque para la comunidad ciclista puede ser ordinario rodar por las principales vías de la CDMX gracias a programas como Muévete en BiciEcobici o en bicicleta propia, hubo personas que vivimos la experiencia por primera vez. Recorrer las calles en colectividad y en bicicletas genera un sentimiento de pertenencia a la ciudad que difícilmente se puede igualar al utilizar otros medios de transporte.

Pasar por la Diana Cazadora o el Ángel de la Independencia pedaleando permite disfrutar de monumentos, colores y formas de una manera distinta de ser peatón o utilizar automóvil. Al ser domingo, no faltaba quien andara al ritmo de la música que otros ciclistas compartían y, a pesar que el sol castigaba, todos mantenían la sonrisa en sus caras.

Después de varios kilómetros de recorrido, en compañía de Joss the Boss, integrante del colectivo Ovarian Psycos, llegamos a nuestro destino para completar la experiencia. Dirigido por Joanna Sokolowski y Kate Trumbull-Lavalle, Ovarian Psycos es un extracto de la vida de la iniciativa, conformada por mujeres (en su mayoría migrantes) de Los Ángeles, en Estados Unidos, que pese a los prejuicios de la ciudad en donde habitan, se reúnen para andar en bicicleta y hacerse presentes en un ambiente en donde la violencia es común.

33439829370_a09eb2bea7_k

Xela de la X, madre, poeta y fundadora del colectivo, nos explica en el documental la vulnerabilidad de la mujer ante los frecuentes casos de violencia sexual y doméstica y cómo es que las rodadas que organizan son una vía para que más mujeres se conozcan, generen lazos de empatía y hagan comunidad. Ser una Ovarian Psyco genera pertenencia e identidad, al verse todas como hermanas que están listas para andar en bicicleta y manifestar su derecho a andar por las calles.

Formar y mantener el colectivo no es tarea fácil. Es una ardua labor que comienza al conocer la realidad de muchas de las chicas que conforman la organización. Mujeres que trabajan para mantener a familias que piensan que andar en bicicleta es para hombres, mujeres que se enfrentaron a casos de violación en su adolescencia y que luchan todos los días para cumplir sus ideales, independientemente del género al que pertenezcan.

El documental también es una ventana para conocer cómo el colectivo gestiona actividades para ir más allá de las rodadas y generar acciones para concientizar a la comunidad sobre la violencia de género e invitar a más mujeres a sumarse.

33783786466_b28b86e2ab_k

Es un registro que abre el debate al mostrar opiniones de hombres de la ciudad que no consideran valiosas las actividades de las Ovarian Psycos. Sin embargo, esto genera una oportunidad para que el espectador pueda comenzar a cuestionar lo que ve y, posteriormente, generar conversación que ayude a concientizar sobre la situación de la mujer en el país.

Este tipo de reflexiones se agradecen dentro de una realidad nacional con números más que preocupantes. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (citado en El Universal, 2017) en el 2015 fueron asesinadas en México, en promedio, 605 mujeres por día, es decir, 2 mil 383 en el año. El feminicidio es una plaga que azota el país.

Ovarian Psycos es una manifestación necesaria y replicable en otras latitudes. También es un caso inspirador para otras mujeres que buscan llevar el feminismo a la práctica diaria.

Al terminar la proyección, Joss the Boss compartió la experiencia de ser parte de este movimiento y su emoción de participar en la cine rodada; finalmente, invitó a las mujeres presentes a organizarse y recrear este tipo de experiencias en diversas partes de la CDMX.

33783786996_54b9fe69f7_k