Recuperar la ciudad como escenario de juego