Resultados de la convocatoria abierta Juguetes Urbanos

Nuevas dinámicas para reapropiarse del espacio público

El Laboratorio para la Ciudad en colaboración con la Autoridad del Centro Histórico lanzaron Juguetes Urbanos, un reto para personas creativas interesadas en explorar formas y dinámicas lúdicas que impulsen nuevas interacciones, provoquen curiosidad e inviten a los vecinos, especialmente a las y los niños, a reapropiarse del espacio público y jugar en la ciudad.

Del 21 de julio al 1 de septiembre de 2017, Juguetes Urbanos convocó públicamente a arquitectos, diseñadores industriales, urbanistas y agentes creativos en general a idear intervenciones urbanas que a partir del juego reactiven espacios públicos subutilizados. En total, se recibieron 86 propuestas.

Los juguetes urbanos son objetos con múltiples funciones que se adaptan al espacio público donde se instalan; responden a la demanda de niñas y niños que buscan diversión y medios para explorar el mundo. Son artefactos que llevan al límite las formas del mobiliario urbano infantil, desafían los juegos clásicos que se instalan en espacios públicos, como los columpios, las resbaladillas y otros módulos estandarizados de plástico.

El participante o grupo seleccionado (por cada espacio) recibirá un premio de 50 mil pesos. Del mismo modo, próximamente estos juguetes urbanos se instalarán en tres plazas públicas de la Ciudad de México, donde también se realizarán talleres de ayuda psicológica y otras actividades lúdicas que fomenten la generación de una CDMX más resiliente.

El juego y la construcción de ciudad

Juguetes Urbanos también es una estrategia de reactivación de espacios subutilizados a través de intervenciones urbanas temporales —catalizadores de dinámicas lúdicas— que promueven el potencial del juego y sus beneficios para la sociedad. La convocatoria expone la importancia de la participación infantil en el diseño y desarrollo de las ciudades.

A partir de los acontecimientos que azotaron a nuestra ciudad el mes pasado, la implementación de estas intervenciones cobra una nueva importancia. De acuerdo a la experta en psiquiatría infantil post trauma, Lenore Terr, la mayoría de los niños (sino es que todos) presentarán flashbacks, comportamientos repetitivos durante el juego, temores específicos que no existían antes y visiones negativas del futuro.

Según el artículo A Case for Child-Centered Play Therapy With Natural Disaster and Catastrophic Event Survivors, publicado por el International Journal of Play Therapy, uno de los tipos de juego recomendado en situaciones postrauma es el “juego con objetos”, es decir, el repertorio de habilidades y estrategias cognitivas que se desarrollan a través del proceso narrativo que las y los niños despliegan mientras arman, construyen u ordenan elementos de su mundo.

A través del juego en exteriores las niñas y los niños (y muy probablemente también los adultos) generan nuevas conexiones con el entorno que los rodea, con la fisicalidad de la ciudad.

Tener momentos de interacción relajada y divertida con su familia o amigos reduce sentimientos de ansiedad e inseguridad, disminuye los niveles de estrés individual y comunitario que, si no se tratan, pueden exteriorizarse a través de violencia. Ahí radica la importancia del juego en estos momentos.

ganadores-ju2